Motor

Bélgica quiere que los líderes europeos aborden mañana el caso Opel

Bélgica espera que el plan de reestructuración de la multinacional austro-canadiense Magna para Opel Europa sea un "tema de discusión" en la cumbre extraordinaria a la que asistirán mañana en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, convocada inicialmente para fijar una posición común de cara a la cumbre del G-20, la próxima semana en Pittsburg (Estados Unidos).

"No tengo la agenda de mañana, pero creo que será seguramente un elemento de discusión, informal y puede que también formal", aseguró el presidente de la región flamenca, Kris Peeters, en declaraciones a la cadena flamenca DeRedactie.

El político belga -que dijo le pedirá al primer ministro del país, Herman Van Rompuy, que aborde este tema con la canciller alemana, Angela Merkel-, argumentó que el futuro de Opel Europa es un caso "muy importante" a nivel europeo y, por tanto, hay que hablar de ello "siempre que haya una ocasión, esté en la agenda informal o formal".

Peeters hizo estas declaraciones tras reunirse este miércoles con la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, quien le ha dado garantías de que el dossier de la compra de Opel por Magna y las ayudas públicas de Alemania será examinado de manera "estricta".

"(La comisaria) ha dicho que es muy importante que el examen sea muy estricto y que los criterios económicos sean los únicos elementos del caso, y que si hay criterios políticos, habrá una conclusión muy fuerte y clara", resumió el presidente de la región flamenca.