Sector inmobiliario

La comercialización de viviendas se estabiliza en el primer semestre

La actividad comercial de las inmobiliarias durante la primera mitad del año mantuvo una tendencia descendente aunque con cierta estabilización, debido a que la bajada de los precios y de los tipos de interés han alimentado la demanda de vivienda, sobre todo en el segundo trimestre del año.

Según los datos recabados por Efe, la mayoría de las inmobiliarias cotizadas disminuyeron el número de viviendas prevendidas (reservadas) en el primer semestre del año, así como el importe total de dichas preventas.

No obstante, algunas como Metrovacesa o Realia consiguieron aumentar el número de viviendas comercializadas, aunque gracias a las rebajas en los precios de los inmuebles prevendidos, cuya cuantía total no aumentó demasiado.

El secretario general del G-14, Pedro Pérez, explicó a Efe que, tras casi dos años de caída continua, el número de reservas de viviendas se ha estabilizado desde marzo, aunque aún se encuentra en un nivel muy bajo y no hay señales de recuperación.

La caída de las preventa podría haber tocado fondo

Según Pérez, las inmobiliarias que componen el G-14 (como Metrovacesa, Realia, Reyal Urbis y Vallehermoso, entre otras) han detectado que la caída del número de preventas "podría haber tocado fondo".

Un ejemplo claro es el comportamiento experimentado por Metrovacesa, que de las 255 viviendas prevendidas durante el primer semestre del año, 226 se pactaron sólo en los tres últimos meses.

No obstante, Pérez explicó que parte del ajuste de los precios está siendo neutralizado por el endurecimiento de las condiciones de financiación, por lo que el esfuerzo que realiza el sector no llega con nitidez al comprador.

Por ello, prevé una suave recuperación de las preventas de viviendas en cuanto las condiciones de financiación para los compradores mejore.

Metrovacesa es una de las inmobiliarias que mejor semestre ha tenido en cuanto a comercialización de viviendas, dado que incrementó las preventas el 82% respecto a la primera mitad de 2008, si bien el importe de dichas reservas fue prácticamente el mismo que en el citado periodo del año pasado.

Un caso parecido es el de Realia, que duplicó el número de preventas durante el primer semestre, hasta totalizar las 319, debido a la "política de precios a la baja", según explica la propia compañía, que han vendido activos con descuentos para obtener liquidez y reducir su cartera.

Inmobiliaria Colonial prevendió 135 inmuebles en el primer semestre del año, el 77,6% menos que hace un año, y su stock es de 567 viviendas, el 40% menos, dado que el objetivo de la compañía es salir definitivamente del sector de promoción residencial.

Por su parte, la inmobiliaria que preside Rafael Santamaría, Reyal Urbis, pactó la venta de 879 viviendas en los seis primeros meses del año por 250,6 millones de euros, lo que supone una caída del 23%, en ambos casos, con respecto al mismo periodo de 2008.

Martinsa-Fadesa realizó 747 preventas de inmuebles terminados en el primer semestre del año, frente a las 759 de un año antes, actividad que se ha visto condicionada, además por la crisis financiera global, por la situación concursal en la que se encuentra desde julio de 2008.

En los seis primeros meses del año Afirma ha comercializado 104 viviendas (el 87% menos), todas ellas de promociones que ya estaban en curso, puesto que no ha iniciado la construcción de ninguna.

El recién estrenado Grupo San José, nacido de la unión de San José y Parquesol, pactó en la primera mitad del año la venta de 164 inmuebles, con un valor de 36,4 millones de euros, datos que no pueden ser comparados con el mismo periodo del año anterior puesto que todavía no se había producido la fusión.

Vallehermoso, el negocio inmobiliario del grupo Sacyr, registró reservas de viviendas por valor de 83,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 47% respecto al primer semestre de 2008, cuando pactó ventas por 157,5 millones.