Polémica

Obama impone un impuesto a los neumáticos chinos y Pekín le acusa de proteccionista

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha decidido establecer un impuesto adicional a los neumáticos importados de China con el objetivo de satisfacer las demandas de los sindicatos del sector; una medida a la que el Gobierno chino se opone "fuertemente" porque entiende que "viola las reglas establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC)".

"El presidente decidió poner remedio al claro estancamiento de la industria del neumático en Estados Unidos", indicó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

El sindicato Unión de Trabajadores del Acero, que representa a la mayoría de las fábricas de neumáticos del país norteamericano, había presentado una petición a principios de año en la que solicitaba protección para el sector y en la que aseguraba que el aumento en el número de importaciones procedentes de China se había triplicado en apenas cuatro años, pasando de 15 millones en 2004 a 46 millones en 2008, lo que habría supuesto la pérdida de unos 5.000 puestos de trabajo en Estados Unidos.

La medida adoptada por Obama impone una tarifa adicional del 35% para los neumáticos chinos durante el primer año, frente a la actual del 4 por ciento. El segundo año, ese impuesto será del 30% y caerá hasta el 25% durante el tercero, informó la Casa Blanca, añadiendo que el nuevo impuesto entrará en vigor a partir del próximo 26 de septiembre.

El Gobierno chino se ha apresurado a denunciar la decisión de Washington de imponer tasas especiales sobre los neumáticos fabricados en el país asiático, y acusó este sábado a Estados Unidos de estar cometiendo "un grave acto de proteccionismo".

"China condena fuertemente este grave acto de proteccionismo comercial realizado por Estados Unidos", señaló el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Yao Jian, en un comunicado. "Esta medida no solo viola las reglas de la OMC, sino que además contradice a los compromisos realizados por el Gobierno de Estados Unidos en la cumbre del G-20", añadió.

Se trata de la primera vez que la administración de Barack Obama ha adoptado medidas punitivas para proteger a la industria nacional de la competencia de China.