Bolsa de Nueva York

Wall Street suma un 2,79% en una semana de máximos anuales

Después de cinco jornadas de avances y tras haber tocado máximos anuales, la recogida de beneficios se impuso en la última sesión de la semana. Y ello, a pesar de que la confianza del consumidor estadounidense mejoró más de lo previsto en el mes de septiembre. Al cierre, el Dow Jones sumó un 2,79% semanal.

Las ganas de recoger beneficios se impusieron en Wall Street en esta última sesión de la semana contra todo pronóstico, después de que la confianza del consumidor haya subido más de lo previsto. Al cierre de la sesión, el Dow Jones perdió un 0,14%, mientras que los retrocesos de Nasdaq y S&P500 fueron del 0,15% y 0,02% respectivamente.

Después de los máximos anuales alcanzados ayer, la Bolsa de Nueva York se apeó de su particular 'rally' después del esperanzador dato difundido por la Universidad de Michigan. Y es que el índice que mide la confianza del consumidor estadounidense ha subido en septiembre hasta los 70,2 puntos, desde los 65,7 puntos registrados en su lectura final de agosto. Aunque se trata de la lectura inicial, y hasta dentro de quince días no se conocerá el dato definitivo, éste ha resultado mucho mejor de lo esperado por el consenso de los analistas que esperaba una lectura de 67,3 puntos.

Con este dato sobre la mesa, el verde trató de imponerse por sexta jornada consecutiva, en una semana en la que se han constatado signos de mejoría en el mercado laboral y en diversas áreas de la economía, y en la que algunas grandes empresas estadounidenses han revisado al alza sus perspectivas de ganancias para los próximos meses. Sin embargo, las ganas de "hacer caja" devolvieron el rojo a la Bolsa de Nueva York al filo de la media sesión.

DOW JONES 25.409,97 -1,38%

Sin salir del apartado 'macro', el mercado también conoció que el índice de precios de importación y exportación en Estados Unidos reflejó un incremento en agosto del 2% en las compras del exterior, frente al 0,7% de caída en julio, mientras que el precio de las exportaciones subió un 0,7%, frente al -0,3% de julio.

Por su parte, los inventarios al por mayor en EE UU bajaron un 1,4% en julio, cuatro décimas más que lo esperado por los analistas, pero ha mejorado con respecto a la caída del 1,7% registrada en junio.

Fedex mejora sus previsiones

En el plano corporativo, una de las protagonistas de la jornada fue FedEx, cuyos títulos se dispararon un 6,41% en Wall Street después de publicar unas ganancias por encima de las previsiones. La firma de mensajería comunicó que su beneficio por acción (bpa) del primer trimestre del año alcanzó los 58 centavos, frente a una estimación de entre 30 y 45 centavos.

Sin salir del apartado de resultados, otra de las compañías que se ha confesado en el mercado ha sido Campbell Soup. La compañía ha anunciado que en su cuarto trimestre fiscal su beneficio cayó hasta situarse en 69 millones de dólares, o 20 centavos por acción, frente a los 89 millones ganados en el mismo período del pasado año. El mercado ignoró estas cifras y sus acciones cerraron prácticamente planas (+0.03%).

En el sector financiero destacó Morgan Stanley, que ha confirmado que su consejero delegado, John Mack dejará el cargo a partir del uno de enero. Se pone fin así a una etapa en la que la entidad registró tantos sus mayores beneficios de la historia como sus pérdidas más altas. El ejecutivo, con 64 años, estaba próximo a la jubilación y su relevo era esperado, aunque no tan pronto. No obstante, Mack seguirá manteniendo la presidencia del consejo de administración. Sus acciones reaccionaron con una subida del 0,63%.

Entre otras empresas que cotizan en el Dow Jones, las mayores subidas se las apuntaron Coca-Cola (+2,67%), la farmacéutica Merck (+1,25%), y los fabricantes Boeing (+1,70%) y Alcoa (+1,17%).

En el lado de las pérdidas, los valores más bajistas de la jornada fueron los títulos de las financieras Bank of America (-1,45%) y JP Morgan (-1,21%) y de las petroleras Exxon y Chevron, que retrocedieron un 0,95% y 0,98% respectivamente.

El barril de crudo de Texas se depreció el 3,68% tras un nuevo descenso del dólar frente a otras divisas, y cerró a 69,29 dólares una semana en la que hasta ahora se había mantenido por encima de los 70 dólares.