Industria automovilística

El Gobierno trabaja para evitar que se pierdan empleos en Figueruelas

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, aseguró hoy que el Ejecutivo trabajará para evitar que se pierdan puestos de trabajo en la planta de Opel en Figueruelas, tras la venta de la marca alemana al consorcio formado por Magna y Sberbank.

Según cálculos de los sindicatos, el ajuste de capacidad que Magna pretende aplicar en Figueruelas, hasta rebajar su producción anual a 320.000 coches, supondrá la eliminación de alrededor de 1.700 puestos de trabajo en la factoría aragonesa.

Salgado aseguró al respecto que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio "está muy activo". "Pude comprobarlo ayer cuando recibimos el comunicado, (Industria) está intentando evitar que en España se pierdan trabajos", defendió.

La vicepresidenta Económica apuntó que se dará más información sobre el futuro de Opel después de las elecciones en Alemania. "Ni siquiera conocemos aún el futuro de la composición accionarial", añadió. General Motors precisó ayer que ostentará un 35% en la nueva Opel, frente al 55% del consorcio Magna-Sberbank. El 10% restante corresponderá a los empleados.

"Queremos poner de manifiesto que la factoría de Figueruelas es la más productiva, y quizás la mejor equipada y con el personal más capacitado. Queremos que eso se reconozca y que la solución final, cualquiera que sea, lo reconozca", concluyó.

El presidente de Aragón pide "prudencia" hasta conocer detalles

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, pidió hoy a todos los actores sociales y económicos "prudencia y serenidad" hasta conocer al detalle los planes que la empresa Magna tiene para la planta de Opel en la localidad zaragozana de Figueruelas.

Iglesias aseguró que el aval de 200 millones de euros que las Cortes de Aragón autorizaron al Gobierno autonómico que concediera a General Motors España antes de que se hiciera pública su venta a terceros estará totalmente "condicionado" por el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Iglesias afirmó que la factoría zaragozana es "eficiente" y confió en el futuro de la planta. Por otra parte, la reunión que el jefe del Ejecutivo autónomo tenía previsto mantener hoy con los sindicatos del Comité de Empresa se pospuso hasta el próximo lunes, 14 de septiembre, según informaron fuentes del Gobierno regional.