Finanzas

Los supervisores obligarán a los bancos a reforzar su capital

Una mayor dotación de capital para periodos de crisis, mejores tasas de solvencia e incluso una nueva ratio de apalancamiento son algunas de las nuevas exigencias para la banca, acordadas el pasado fin de semana por los bancos centrales de los 27 mayores países del mundo.

Los supervisores obligarán a los bancos a reforzar su capital
Los supervisores obligarán a los bancos a reforzar su capital

Los principales bancos centrales del mundo y los responsables de la supervisión financiera acordaron el pasado fin de semana llevar a cabo un refuerzo de la regulación bancaria a través de una serie de medidas que permitan reducir la probabilidad y la severidad de nuevas crisis financieras que se pudiesen producir, según señaló el Banco Internacional de Pagos de Basilea (que agrupa a 55 bancos centrales de todo el mundo), a través de un comunicado.

"Se pedirá a los bancos que actúen con prontitud para elevar el nivel y la calidad de su capital en virtud de las nuevas reglas, aunque de manera que se mantenga la estabilidad de los sistemas bancarios nacionales y del conjunto de la economía", apunta el documento.

Hasta el momento, las nuevas exigencias establecidas en la pasada reunión de los supervisores del sector financieros no es más que una declaración de principios que aún debe tomar forma. Según lo previsto, el Comité de Basilea emitirá propuestas concretas sobre estas medidas a finales de este año.

A principios del próximo ejercicio se realizará una evaluación del impacto y la aplicación de las normas se llevará a cabo asegurando una fase transitoria de estas nuevas medidas para que no impidan la recuperación de la economía real, apunta el BIP.

Inmunidad

El presidente del Comité de Basilea y del banco central de Holanda, Nout Wellink, destacó que estas medidas darán lugar a lo largo del tiempo a una mayor necesidades de capital y liquidez por parte de las entidades, a una menor influencia en el sistema bancario de la prociclicidad y, por tanto, a una mayor capacidad de resistencia del sector bancario.

Uno de los asuntos que ha generado mayores discrepancias ha sido el de la posibilidad de limitar las bonificaciones de los directivos de la banca. La propuesta del ministro británico de Finanzas, Alistair Darling, incluye una prohibición de las bonificaciones fijas y garantizadas y una mayor transparencia sobre quién recibe un pago millonario al terminar su trabajo al frente de una institución financiera y la cuantía del mismo. Estados Unidos, por su parte, consideró esta medida un intervencionismo excesivo en las entidades privadas y considera prioritario fijar un estándar de capital más fuerte para los bancos.

En España, la vicepresidenta económica Elena Salgado, destacó que "los ciudadanos españoles no perciben el problema de los bonus con la misma intensidad que otros países que han sufrido más la crisis financiera".

Puntos clave

Comunicado del BIP

Tier 1: incremento de la calidad, consistencia y transparencia del capital propio de los bancos. La forma predominante de capital Tier 1 deberá ser acciones ordinarias y beneficios retenidos en épocas buenas.

Apalancamiento: los supervisores propusieron también la introducción de una ratio de apalancamiento armonizada internacionalmente.

Liquidez: creación de un estándar global mínimo para fondos de liquidez.

Reservas: introducción de un marco para las reservas de capital anticíclicas por encima del requisito mínimo.