Crisis económica

La patronal europea advierte contra las subidas fiscales y aconseja recortar el gasto

BusinessEurope, la patronal europea, se mostró hoy totalmente en contra de subir impuestos para atajar el aumento del déficit público y aconsejó al contrario a los gobiernos que reduzcan el gasto y adopten medidas de impulso a la actividad empresarial.

BusinessEurope, que agrupa a las principales organizaciones empresariales de 34 países europeos, incluida la española CEOE, cree que elevar la fiscalidad directa o indirecta no ayudará a salir de la crisis económica.

En una rueda de prensa, el nuevo presidente de la patronal europea, Jürgen Thumann, hizo constar la preocupación de la comunidad empresarial ante la que considera la respuesta más probable de los gobiernos para paliar la caída de los ingresos públicos y el galopante avance de los déficit.

En España, el Ejecutivo ya ha anunciado que planea subir los impuestos, en principio sólo a las rentas del capital, y no a las del trabajo ni a las empresas.

Thumann insistió en que sería más útil "mirar al capítulo de gastos", pero sobre todo tomar medidas de estímulo a la actividad y para atraer inversión extranjera, lo que permitiría crear más empleos y, en consecuencia, aumentar la recaudación.

En la misma línea, el director general de BusinessEurope, Philippe de Buck, recordó que hay dos capítulos presupuestarios, la sanidad y las pensiones, que casi todos los gobiernos europeos deberían revisar, dado el proceso de envejecimiento que afronta el continente y su repercusión en las arcas públicas.

En cualquier caso, la patronal mostró hoy cierto optimismo sobre la situación económica, al vaticinar que la recesión en Europa puede estar llegando a su fin.

Esta organización espera que la economía europea vuelva a crecer en el segundo semestre, aunque advierte de que se trata de una recuperación todavía muy frágil.

Por eso, deja claro que aún no es momento de suspender las medidas de estímulo -política monetaria, gasto público y apoyo al sector financiero- puestas en marcha tras el estallido de la crisis.

Según el presidente de la patronal, una vez que se confirme que la recuperación está en marcha, las autoridades podrían ir poniendo fin a los medidas citadas a lo largo de 2010 y dependiendo de la situación en cada país.

En cuanto a las previsiones, los analistas de BusinessEurope calculan que el PIB de la zona del euro se contraerá este año el 4,1% (-3,9% en toda la UE), mientras que el próximo crecerá el 0,5% (0,7% para los Veintisiete).

En el caso español, auguran una caída de la actividad del 4,1% en 2009, que se reduciría al 0,9% en 2010, ejercicio en que la mayoría de países de la Unión habrá vuelto al crecimiento.

Sin embargo, prevén que siga cayendo el empleo y que suba la tasa de paro hasta el 9,8% en el área de la moneda única este ejercicio (9,4% en la UE) y el 11,3% el que viene (10,8% en los Veintisiete).

En España, el desempleo escalará, según estas previsiones, hasta el 18,7% de la población activa este año y alcanzará el 20,9% el próximo.

Los analistas de BusinessEurope confían, eso sí, en la ligera mejoría en todo el continente del consumo privado y en una recuperación clara tanto de las exportaciones como de las importaciones, que después de caídas récord este año (superiores al 10%) subirán ligeramente en 2010.

Para garantizar que la recuperación sea una realidad, recuerdan que resulta imprescindible la estabilización de los mercados financieros, volver lo antes posible a la senda de consolidación fiscal e impulsar acuerdos internacionales para la liberalización del comercio y la reducción de las emisiones de CO2.