Objetivos

SOS obtiene líneas de financiación por 80 millones y prevé reestructurar su deuda antes de fin de año

SOS Corporación Alimentaria ha contratado en el primer semestre del año nuevas líneas de financiación por un importe total de 80 millones de euros (60 millones en España y aproximadamente 20 millones en Estados Unidos), según datos de la empresa.

Mientras tanto, con el objetivo de dotar de estabilidad su estructura financiera, el grupo presidido por Mariano Pérez Claver está inmerso en el proceso de renegociación de su deuda, que supera los 1.000 millones de euros.

El consejo de administración de SOS estima que el acuerdo con la banca acreedora deberá formalizarse antes de que finalice el presente ejercicio, "una vez se alcancen determinados hitos y se articulen varios compromisos" entre las entidades financieras.

Según la compañía, Credit Suisse tiene previsto presentar al conjunto de entidades bancarias el plan de reestructuración financiera del grupo "en las próximas semanas".

DEÓLEO 0,04 47,66%

Además de la renegociación de los términos y las condiciones de la deuda, el plan incluye desinversiones en activos no estratégicos y los fondos que se obtendrán a través de la ampliación de capital de hasta 200 millones de euros aprobada en la junta de accionistas.

Ahorro de costes

Por otro lado, SOS tiene previsto desarrollar, conjuntamente con Accenture, un plan para mejorar la eficiencia y la productividad de su negocio "bajo un formato de costes compartidos", cuya implantación se prevé a lo largo de los próximos dos años.

SOS Corporación Alimentaria cerró el primer semestre con unas pérdidas netas atribuidas de 66,7 millones de euros, frente a las ganancias de 15,2 millones de euros obtenidas en el mismo periodo del año anterior.

La compañía explicó este resultado por una provisión de 28,5 millones (realizada para cubrir una disposición de fondos por parte de los ex ejecutivos Jesús y Jaime Salazar en el primer semestre del año a través de la sociedad Aceites Cañaveral) y por el impacto de determinados instrumentos financieros derivados, por importe de 32 millones de euros.