Política fiscal

Las gestoras de fondos critican la subida de impuestos a las rentas del capital

Las gestoras de fondos y productos de inversión no comparten el anuncio del Gobierno de subir la tributación fiscal a las rentas de capital y lamentan la ausencia de un marco tributario estable, tal y como ocurre en otros países europeos.

Fuentes del sector consultadas por EFE matizaron no obstante sus críticas y señalaron que aún es pronto para expresar una opinión más contundente dado lo vago de las propuestas del Gobierno, que no ha concretado ni el alcance de la subida ni a qué productos -cuentas remuneradas, fondos de inversión, carteras bursátiles, dividendos- afectaría.

Actualmente, la retención para este tipo de activos financieros es del 18 por ciento. El director de Comunicación de Ahorro Corporación -el grupo financiero de las cajas de ahorros-, Marcelo Casadejús, recordó que esta sería la enésima reforma fiscal desde la acometida en 1992, lo que ha llevado al ahorrador a un estado de "despiste" profundo.

El inversor, prosiguió Casadejús, debe saber qué fiscalidad va a tener y no estar pendiente de un "batiburrillo" de medidas sobre tipos de interés, traspasos o plusvalías. No obstante, este directivo admitió que una subida de la retención desde el 18 por ciento actual beneficiaría a los fondos de inversión frente a los depósitos, dado el menor plazo de vida de estos productos.

El asesor jurídico y fiscal de BNP Paribas Carlos Gardeazábal fue rotundo al afirmar que la subida de impuestos "no es la medida correcta, fundamentalmente porque el sistema debe ser estable y permanecer en el tiempo". De lo contrario se penaliza tanto el ahorro como la inversión, con un objetivo ("tapar un déficit") que sólo se cumple a corto plazo.

En opinión de Gardeazábal, es importante incentivar la inversión y el ahorro y, en todo caso, se debería "penalizar" la especulación, por ejemplo, con tipos marginales, pero nunca unificar las plusvalías a largo plazo. El asesor de BNP Paribas puso como ejemplo el pernicioso efecto que el incremento de las retenciones podría tener en las clases pasivas, que complementan sus pensiones con las rentas procedentes de pequeños ahorros.

Lo que está claro, añadió, es que se dejarán de generar plusvalías, y se mostró partidario de echar la vista fuera y tomar nota de cuál es el marco de referencia de un mercado que ya es global.