Reunión

El G-20 acuerda mantener los estímulos y restringir las primas a los banqueros

Los líderes financieros del G-20 se han comprometido hoy a mantener por ahora los paquetes de estímulo económico en marcha, a aplicar controles más estrictos a las bonificaciones de los banqueros y a aumentar el papel de los mercados emergentes en las instituciones internacionales.

El G-20 acuerda limitar las primas a los banqueros.
El G-20 acuerda limitar las primas a los banqueros.

Según un borrador de su comunicado conjunto, los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales reunidos en Londres acordaron que la política fiscal y monetaria debería seguir siendo "expansionista" todo el tiempo que fuera necesario para no hacer descarrilar la recuperación de la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial.

Las perspectivas económicas mundiales son desde luego mejores que en la última de la serie de reuniones del G-20 destinadas a sacar al mundo de una profunda recesión. Sin embargo, los responsables políticos están claramente preocupados por la posibilidad de frustrar esa recuperación.

"Seguiremos aplicando decisivamente nuestras necesarias medidas de respaldo financiero y políticas monetarias y fiscales expansionistas coherentes con la estabilidad de precios y sostenibilidad fiscal a largo plazo hasta que esté firmemente garantizada una recuperación", dijo el borrador.

Crear un organismo de regulación para las primas a banqueros

Los responsables de finanzas también acordaron crear una estructura internacional para imponer controles más estrictos a las bonificaciones de las instituciones financieras para desincentivar a los banqueros a realizar apuestas arriesgadas como las que iniciaron la crisis en agosto de 2007.

Estos incluyen posponer los pagos de primas y someterlos a una "devolución" en caso de que las cosas empeoren, pero no llegaron a los límites que querían algunos países. El compromiso fue que el Consejo de Estabilidad Financiera, un organismo internacional de regulación, dirigido por el jefe del Banco de Italia, Mario Draghi, estudiara el tema en mayor profundidad.

El borrador también señaló que países emergentes como India y China deberían tener un mayor papel en la gestión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, pero no ofreció ninguna fórmula para aplicar esta propuesta.

Sólo señaló que su voz en la toma de decisiones económicas internacionales crecería "significativamente" y que esperaba que se hicieran "avances sustanciales" al respecto en una cumbre de líderes mundiales que se celebrará en Pittsburgh este mes.