Construcción

Teconsa solicita el concurso tras la negativa de la banca a refinanciar deuda

La cabecera del grupo Martínez Núñez en el negocio de la construcción, Teconsa, ha solicitado el concurso de acreedores con impagos por unos 30 millones, según fuentes jurídicas. La empresa reconoce su fracaso en el intento de refinanciar 60 millones de deuda y contaba con tres solicitudes previas de concurso necesario.

E l holding de empresas de la familia leonesa Martínez Núñez ha cesado en su intento por salvar a la constructora Teconsa de la situación concursal (antigua suspensión de pagos). Semanas después de recibir tres solicitudes de concurso necesario, a cargo de distintos proveedores, y tras ver cómo se le cerraba la puerta de la refinanciación de la deuda financiera, la firma que conduce José Martínez Núñez, junto a sus hijos, José Luis y María Isabel Martínez Parra, ha aprovechado la reapertura de los Juzgados de lo Mercantil tras el mes de agosto para solicitar el concurso voluntario.

Fuentes de la empresa reconocieron ayer este extremo y comentaron que se está "a la espera de que sea asignado el juzgado correspondiente en Madrid".

Con fuerte implantación en Castilla-León, Galicia y Madrid, las últimas cuentas registradas por Teconsa, las de 2007, hablan de 427 millones de facturación, un Ebitda de 16,2 millones (3,8% sobre ventas) y un beneficio de 9,9 millones. Desde Iure Abogados, despacho que instó el concurso necesario en nombre de distintos proveedores, se aseguró ayer que los impagos que han llevado a Teconsa a suspender pagos alcanzan los 30 millones y resaltaba cómo había resultado infructuoso el citado proceso de refinanciación.

Las cuentas de 2007 revelan deudas con proveedores por 296 millones

Estas últimas negociaciones, según distintas fuentes consultadas, estaban centradas en la obtención de 60 millones para pagar a los acreedores y el vencimiento de distintos créditos.

Teconsa eludió ofrecer datos ayer sobre su último balance económico y tampoco quiso hacer comentarios sobre su relación con la banca más allá del discurso que se ha hecho habitual en estos casos: "Los bancos tienen el grifo cerrado y en estas circunstancias es imposible operar con normalidad".

En las citadas cuentas de 2007, aparece reflejado un pasivo financiero a amortizar en el corto plazo de 78,5 millones. La partida de obligaciones a largo plazo era de sólo 1,3 millones.

Más voluminoso, rozando los 300 millones de euros, era el saldo pendiente de pago a los acreedores comerciales. La presión de estos últimos, junto a la falta de liquidez, parece haber movido a los Martínez Núñez a llevar sus deudas ante el juez.

Un grupo afectado por la crisis y por el 'caso Gürtel'

El grupo Martínez Núñez pasa su peor momento. Su cabecera, Teconsa, fue relacionada meses atrás con supuestos pagos al entorno del principal imputado en el caso Gürtel, Francisco Correa, a cambio de la adjudicación de obras. Además, un grupo de 650 empleados de la constructora denunció en julio el impago de las nóminas; algunas de sus obras fueron paralizándose, y distintos acreedores se sumaron para instar el concurso necesario.

Finalmente la empresa lo ha pedido de forma voluntaria, pero las fuentes jurídicas consultadas aseguran que el juez tendrá que decidir en primer lugar sobre la petición de los proveedores.

Más allá de Teconsa, Martínez Núñez cuenta con negocios de gran exposición a la crisis: GH Hoteles, la firma de áridos y hormigón La Estrella, la inmobiliaria Proinsa y el periódico Crónica de León.

Peticiones previas

En los Juzgados de lo Mercantil 2 y 3 de Madrid figuran tres instancias de concurso necesario contra Teconsa. Fueron presentadas por pequeños proveedores entre el 29 de mayo y el 17 de julio. Los impagos sumaban 9 millones, frente a 30 millones actuales.