Cumbre extraordinaria

Los líderes de la UE se reunirán el 17 de septiembre para preparar el G-20

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebrarán el próximo 17 de septiembre una cumbre extraordinaria para coordinar la postura comunitaria de cara a la próxima reunión del G-20, que se celebra una semana después en la ciudad estadounidense de Pittsburg.

La reunión de líderes comunitarios tendrá lugar en Bruselas, según ha anunciado hoy el presidente de turno de la Unión, el primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt, en una rueda de prensa en Estocolmo de la que ha informado la presidencia en su web. El formato elegido será una cena en la sede del Consejo de la UE, según han explicado fuentes suecas.

La cumbre del G-20 tiene como objetivo consolidar una salida de la crisis económica, fijar reglas sobre las compensaciones y primas de los directivos del sector bancario y avanzar hacia un nuevo sistema de supervisión y regulación de los mercados financieros.

"Espero que la cumbre de Pittsburgh inyecte energía política al clima de negociaciones internacionales", ha explicado Reinfeldt, quien ha destacado que la reunión será una "oportunidad importante para discutir y coordinar en el G-20 respuestas continuadas a la crisis económica".

El primer ministro sueco ha recalcado que todos esos asuntos deben ser discutidos antes por los jefes de Estado y de Gobierno europeos para que la UE tenga una "postura común y fuerte" en la cumbre y "hable con una voz". "El mundo necesita liderazgo en situaciones como esta", ha añadido.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han remitido una carta conjunta a Reinfeldt, difundida ayer, en la que abogan por fijar reglas "obligatorias" para las remuneraciones en el sector bancario y para las primas o bonificaciones a sus directivos.

Los tres líderes consideran que en Pittsburgh se deberían adoptar además conclusiones para "mejorar la gobernanza" a través de "comités de remuneraciones" que se encargarían de definir y desarrollar las políticas de remuneración.

Hoy, siete ministros de Economía y Finanzas de la UE, entre ellos la española Elena Salgado, se comprometieron en un artículo en el diario sueco "Dagens Nyheter" a seguir esa línea y pedir reglas más estrictas para las bonificaciones a directivos bancarios.

Los ministros de Finanzas del G-20 tratarán esta cuestión y otras sobre la reforma del sistema financiero mundial en una reunión en Londres hoy y mañana.