Reunión

La OCDE dice que el secreto bancario se acabó como escudo para la evasión fiscal

Las autoridades fiscales de más de 90 países consolidaron una "revolución" para acabar con el secreto bancario como un escudo para la evasión fiscal, afirmó hoy en México el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría.

"Estamos ante una verdadera revolución, al enfrentar la problemática generada por el lado oscuro del mundo fiscal, la campaña por la transparencia fiscal se encuentra en pleno vuelo", dijo el titular de la OCDE al término de la V Reunión del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información, realizado en la capital mexicana.

Gurría destacó en una rueda de prensa que el Foro adoptó los estándares desarrollados por su organismo para el intercambio de información en materia de impuestos, que representan instrumentos importantísimos para la cooperación internacional y que ayudarán a los países a recabar los recursos tributarios justos.

Asimismo, dijo que se eligió al australiano Mike Rawstron, a quien calificó como el "zar de la transparencia fiscal en el mundo", como presidente del próximo encuentro y a Francois D''Aubert como responsable de evaluar la aplicación de las medidas acordadas hoy. Insistió en que los acuerdos aprobados en esta cita, que se inició ayer en la capital mexicana, son un ejercicio de cooperación internacional sin precedentes.

No obstante, aclaró que no se ha creado un mecanismo mundial para el combate a la evasión de impuestos, ni tampoco para la aplicación de sanciones o de reformas tributarias, porque debe ser tratado por las autoridades de cada nación. Gurría señaló que se desconocen los montos actuales de evasión fiscal en el mundo y que cualquier cifra sería una "especulación", pero aseguró que gracias a estos acuerdos se desalentarán los intentos de esconder ganancias en otros países y cada nación podrá repatriar sus capitales.

"Sabiendo que no hay donde esconderse, habrá menos evasión fiscal", afirmó. El Foro Global trabajará durante los próximos tres años para implementar los acuerdos en todos los países y buscará que otras naciones se adhieran a ellos. En el encuentro de México participaron 192 delegados de 62 naciones, que analizaron todos los asuntos de la agenda prevista, por lo que Gurría calificó la reunión de un éxito.