Fusión de activos

Bañuelos fusiona sus filiales brasileñas y crea la tercera mayor inmobiliaria del país

Las tres constructoras brasileñas controladas por el grupo Veremonte Participaçoes, que tiene como principal socio al millonario español Enrique Bañuelos, anunciaron hoy su fusión y la creación de la que calificaron como "tercera mayor empresa del sector inmobiliario" de Brasil.

Enrique Bañuelos
Enrique Bañuelos

La unificación de operaciones y la consecuente creación de la empresa Agre Emprendimentos Imobiliarios fue anunciada por las constructoras Klabin Segall, Agra y Abyara en un comunicado conjunto enviado a la Bolsa de Valores de Sao Paulo.

Los actuales accionistas de cada una de las tres empresas tendrán participación en la Agre Emprendimentos Imobiliarios, cuyas acciones serán negociadas en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, según la nota.

Agre, agrega el comunicado, nace como la tercera mayor empresa del sector con un patrimonio líquido de 1.500 millones de reales (unos 789,5 millones de dólares), una capitalización de 2.300 millones de reales (unos 1.210,5 millones de dólares) y un banco de terrenos por 19.000 millones de reales (10.000 millones de dólares).

Veremonte Participaciones, que ingresó al sector inmobiliario brasileño con la compra del control de Agra, adquirió en marzo pasado el 62,13% del capital votante de la constructora Abyara y un mes después firmó un contrato que le permitió quedarse con el 57,8% del capital votante de Klabin Segall.

Antes del anuncio de la fusión, Agra vendió para Veremonte Participaciones por 189,06 millones de reales (unos 99,5 millones de dólares) la participación indirecta que tenía en Abyara y Klabin Segall.

Esa operación le permitió a Veremonte asumir el 51% del capital social de Abyara y el 43,8% del capital social de Klabin Segall.

Ahora el consorcio encabezado por Bañuelos pasará a controlar la empresa resultante de la fusión de las tres constructoras.

Según el comunicado enviado a los mercados, la integración será precedida por la unificación de la base accionarial mediante la incorporación de los activos de las tres empresas por parte de Agre.

La nueva empresa emitirá acciones que sustituirán los papeles de las constructoras incorporadas según el valor de mercado promedio durante los dos meses anteriores a la aprobación de la fusión.

Al final del proceso, los actuales accionistas de Agra tendrán el 49,26% de la nueva compañía, los de Klabin Segall el 30,51% y los de Abyara el 20,23%.

"Los administradores de las compañías consideran la relación de sustitución propuesta como justa y de interés para las compañías y sus respectivos accionistas", según el comunicado.