'Telecos'

Vodafone lanza una ofensiva contra Telefónica en banda ancha fija y móvil

Ataque en toda regla, en un momento de debilidad del enemigo y por los dos flancos, el fijo y el móvil, del negocio que más crece: la banda ancha. Vodafone ha decidido jugar fuerte en este campo y retar a Telefónica con su primera oferta de ADSL para toda España y con el doble de velocidad en internet móvil.

Vodafone lanza una ofensiva contra Telefónica en banda ancha fija y móvil
Vodafone lanza una ofensiva contra Telefónica en banda ancha fija y móvil

Por primera vez en la historia de las telecomunicaciones españolas, Telefónica está cediendo terreno ante sus rivales en banda ancha fija, sobre todo ante los operadores que dan ADSL. A la vez, pese al entorno de crisis, la banda ancha móvil sigue creciendo y captando el interés de los usuarios en un momento de retraimiento del consumo.

Vodafone ha valorado estos factores y ha diseñado una estrategia destinada a sacar partido de ambos. El objetivo es aprovechar la debilidad de Telefónica en un campo y tentar a los consumidores con mejoras en el otro.

El resultado son dos lanzamientos que se concretarán entre septiembre y octubre. El más cercano es en banda ancha fija y consiste en el primer ADSL de Vodafone o de cualquier rival de Telefónica que puede ser comprado en todo el territorio nacional al mismo precio.

TELEFÓNICA 4,03 0,12%

Hasta ahora, Vodafone sólo da ADSL en las zonas donde llega con infraestructura propia a las centrales de Telefónica. Es el llamado ADSL directo, que deja mayor margen que el indirecto, lo que permite ofrecer un mejor precio a los clientes. También da más libertad al operador para innovar en servicios.

¿El problema? Que no llega a toda España. En concreto, Vodafone sólo cubre el 55% de los hogares.

El resto queda en manos de Telefónica y de otras operadoras que sí ofrecen ADSL indirecto, pero más caro que el directo, puesto que debe ser alquilado al ex monopolio a unas tarifas que sus rivales siempre han criticado por altas. La competencia que le hacen a Telefónica es, por tanto, menos agresiva.

Mismas condiciones

Pero Vodafone va a aprovechar la rebaja del ADSL indirecto anunciada por la CMT y que se aprobará en las próximas una o dos semanas para competir con una oferta que tendrá las mismas condiciones y precio que su producto actual.

Francisco Román, presidente de Vodafone España, fue el encargado de realizar ayer el anuncio, durante su intervención en unas jornadas sobre el sector organizadas por la patronal Aetic, que se celebran esta semana en Santander. Los precios, con todo, dependerán de la rebaja que finalmente apruebe la CMT, pero si ronda el 30%, como propuso el organismo inicialmente, los usuarios tendrán a su alcance vivan donde vivan un ADSL a un precio de entre 34,9 y 39,9 euros al mes, sin cuota de alta ni de línea, con 1.000 minutos en llamadas a teléfonos fijos (29,90 euros al mes sin ellos) y en funcionamiento desde el día que lo pidan, gracias a una conexión celular temporal.

En banda ancha móvil, donde España rompe su tendencia tradicional y se sitúa a la cabeza de Europa por penetración, la propuesta de Vodafone es duplicar la velocidad. La operadora lanzará este otoño primero en las siete principales ciudades nuevos servicios con la red HSPA+. Esta tecnología permite navegar a 14,4 megas, con 5,7 megas de subida. En zonas muy densamente pobladas, la velocidad teórica podría elevarse a 21,6 megas. Los precios todavía no están definidos, pero se calcula que serán similares a los actuales de Vodafone, 39 euros al mes.

Política de altura en España y Europa

Puede que Vodafone y Telefónica sean competidoras en negocio, pero son aliadas en críticas a la regulación, tanto la europea como la española, aunque con algunos matices en este último caso.

El presidente de Vodafone España coincidió con los argumentos esgrimidos el lunes por Telefónica y acusó a Bruselas de hacer daño al sector con su regulación. También apuntó a España, por la imposición de nuevas tasas, como la que servirá para financiar el final de la publicidad en TVE. "Este comportamiento no hundirá el sector", explicó Román, "pero sí hará que el futuro sea gris y se perderán oportunidades de crecimiento".

Por eso, pidió una política de altura, que permita que las telecos contribuyan con todo su potencial al futuro y que aclare cuanto antes la redistribución de frecuencias de móvil (con reparto, pero sin espectro gratis para Yoigo) y la concesión del dividendo digital. Eso sí, también criticó a la CMT por una regulación que ha permitido a Telefónica tener mucha más cuota en banda ancha que la media europea de los ex monopolios.