EDITORIAL

Las empresas de EE UU se mueven

Algo se mueve en el mundo de los negocios estadounidense. En dos días se han anunciado dos operaciones empresariales significativas por su volumen, por los grupos implicados y por los sectores a los que atañen. La más llamativa ha sido, sin duda, la adquisición de la mítica Marvel por la no menos histórica Disney. Una compra que, más allá de sentar en el mismo camerino a Mickey Mouse y Spiderman, supone la apertura de hostilidades en el ya de por sí competitivo mercado de la animación y en el del ocio audiovisual estadounidense en general. Menos espectacular, pero tan sintomática como la anterior, es la venta del 65% de Skype por parte de Ebay a un potente grupo de inversores experimentado en el mundo de las nuevas tecnologías.

Es evidente que, al menos en Estados Unidos, las grandes empresas, pese a que la crisis internacional aún está sin despejar definitivamente, empiezan a desperezarse, a perder el miedo y a tomar decisiones respecto a su estrategia a medio y largo plazo. A apostar, en suma, por el día después. Durante el último año, empresarios, políticos y periodistas no hemos dejado de argumentar que las crisis también son épocas de oportunidades y terreno abonado para los buenos gestores. ¿Será que está llegando el momento oportuno?