Las cuentas del sector

Las inmobiliarias pierden 1.270 millones en el primer semestre

Las principales inmobiliarias que cotizan en Bolsa cerraron el primer semestre con pérdidas millonarias, aunque las redujeron un 74% sobre el mismo periodo de 2008, hasta los 1.271 millones de euros, gracias a la venta de activos y a menores provisiones por depreciaciones.

A la vista de las cuentas de referencias del sector como Metrovacesa, Colonial, Martinsa-Fadesa, Realia, Afirma, Reyal Urbis, y de otras con gran presencia en el negocio constructor e inmobiliario, como San José, Cleop e Inbesòs, la facturación conjunta asciende hasta los 2.637 millones, un 19% menor a la registrada a finales de junio de 2008. Las claves del enfriamiento pasan por la mínima actividad de promoción residencial y a una restricción de crédito que ha dificultado desinversiones en proyectos de patrimonio y en suelo.

Pese a esta última circunstancia, numerosas compañías han vendido aquellos bienes considerados como no estratégicos: Colonial, por ejemplo, se deshizo de propiedades en alquiler por 201 millones, así como de suelo valorado en 37,5 millones, lo que le ha ayudado a reducir su pérdida un 85%, hasta los 363,1 millones.

Este contexto también ha llevado al sector a extremar la prudencia en nuevos proyectos y a reconsiderar algunos ya previstos o en curso. Así, Metrovacesa dio marcha atrás en un acuerdo con Walbrook Estate para la construcción y explotación de oficinas en Londres y vendió la torre de oficinas del HSBC también en la capital británica, así como dos centros comerciales en España. Realia pospuso el desarrollo de algunos planes de inversión y entró en pérdidas este semestre por provisiones ante la depreciación de activos. Y Martinsa-Fadesa tuvo igualmente que dotar provisiones adicionales en el primer semestre por 464 millones, aunque fueron inferiores a los más de 2.000 millones de hace un año.