Mercados

China releva a Japón como la segunda mayor Bolsa del mundo

El intenso crecimiento económico de China durante la última década ha quedado reflejado en su mercado de valores. La Bolsa de China ha superado a la de Japón por capitalización y se ha convertido en el segundo mayor mercado del mundo por detrás de Estados Unidos.

China releva a Japón como la segunda mayor Bolsa del mundo
China releva a Japón como la segunda mayor Bolsa del mundo

Existe no poco debate sobre la posibilidad de que se esté creando una burbuja especulativa en los mercados de valores chinos. El índice de la Bolsa de Shanghai acumula una revalorización del 70% desde los mínimos de septiembre de 2008; una cifra que llegó a superar el 100% antes de la corrección de las últimas semanas.

Pero al margen del componente especulativo que pueda estar afectando a las cotizaciones chinas, los analistas consideran innegable que el tamaño que están ganando los mercados del gigante asiático es un reflejo del peso que la economía del país está alcanzando en el mapa macroeconómico mundial. "En 10 o 15 años, China va a ser la primera economía del mundo, y eso las Bolsas lo pondrán en precio", señala José Ramón Iturriaga, gestor de Abante Asesores.

Por lo pronto, los mercados de valores chinos han superado en capitalización a los de Japón, que todavía es la segunda economía del mundo. Según los datos de la Federación Mundial de Mercados de Valores, la capitalización de las Bolsas de Shanghai y Shenzen se situó a cierre de julio en 3,45 billones de dólares (2,41 billones de euros), frente a los 3,3 billones de la Bolsa de Tokio (2,3 billones de euros). Lo que convierte a la Bolsa china en la primera del mundo, por detrás de Estados Unidos, que capitaliza 12,6 billones de dólares sumando el tamaño de la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq.

"Hace sólo tres años, en 2006, la capitalización de la Bolsa japonesa era 12 veces la de China", comenta Curtis Mewborne, gestor de carteras de Pimco, en una nota a sus clientes.

Las cifras, en todo caso, hay que tomarlas con cautela, porque en términos generales el capital flotante de las compañías cotizadas chinas es reducido, y el peso del Estado en el accionariado elevado. "Cuando el país avanza es lógico que su Bolsa gane peso, pero en China hay control de capitales y eso fuerza a que muchos ahorradores no puedan invertir en Bolsas del exterior y puede llevar a sobrevaloraciones del precio de los activos", añade José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

El propio Gobierno chino es consciente del riesgo de una burbuja financiera en el país y ha comenzado a tomar medidas para mitigar la especulación. Pero al margen de la situación del ciclo financiero en el mercado asiático, los analistas encuentran un cambio sustancial en el país que se ha reflejado en su mercado de valores.

"El índice de Shanghai está lejos de estar barato, y los mercados financieros están reflejando más las expectativas de crecimiento que el valor real", afirma Mewborne. "Pero el hecho es que estamos siendo testigos de cambios significativos en la economía global, con China experimentando un crecimiento meteórico en términos de importancia. No nos sorprende que la Bolsa de China sea mayor que la de Japón, teniendo en cuenta que la economía China sobrepasará a la japonesa y se convertirá en la segunda mayor del mundo probablemente el año que viene".

Riesgos de burbuja financiera

En la estratosférica subida que ha experimentado la Bolsa china en lo que va de año, un 57,11%, existe un componente derivado de su creciente papel en la economía global, y otro puramente especulativo. El Gobierno chino es consciente de los riesgos de burbuja que atenazan a los mercados financieros e inmobiliarios del país, y ha optado por contener el exceso de liquidez de los bancos para evitar un sobrecalentamiento.

Por lo pronto, el ejecutivo del país asiático tiene en marcha un plan para endurecer los requisitos de capital de la banca nacional, lo que se traducirá en una contención en la concesión de préstamos. En su informe anual de 2008, presentado la semana pasada, el Banco Central de China advierte sobre la necesidad de mantener cierta estabilidad en el crecimiento del crédito así como unos niveles de liquidez racionales.

La Bolsa ha comenzado a acusar estos mensajes, que apuntan a un endurecimiento de la política monetaria. El índice de Shanghai ha perdido un 18% en el mes de agosto.