Trabajo

Corbacho planea reducir el número de bonificaciones al empleo

"En España tenemos demasiadas bonificaciones (para los contratos) y no siempre generan empleo", dijo ayer el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Por ello, sugirió la necesidad de reordenar estas ayudas reduciendo o eliminando las ineficaces. Añadió que el Gobierno buscará consenso de los sindicatos y del Parlamento para "mejorar" la nueva renta a los parados.

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo.
Celestino Corbacho, ministro de Trabajo.

Los ahora desiertos pasillos del Congreso se animaron ayer debido a la gran expectación que generó la comparecencia extraordinaria del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, para explicar la ruptura del diálogo social y la nueva ayuda a los parados que agoten la prestación.

El titular de Trabajo volvió a culpar en exclusiva a la patronal CEOE del fracaso del diálogo social. "El acuerdo no fue posible porque las organizaciones empresariales decidieron no suscribirlo (...) porque no rebajábamos las cotizaciones cinco puntos, y eso no lo vamos a hacer nunca", sentenció.

Ese fracaso de las negociaciones no impidió que ayer surgiera un encendido debate sobre las recetas que necesita el mercado laboral. En ese contexto, Corbacho manifestó de forma tajante que "en España hay demasiadas bonificaciones". Por ello, indicó que "el Gobierno tiene el reto de reflexionar sobre ello", ya que, "no todas estas ayudas generan empleo por sí mismas". La reordenación de las bonificaciones debería suponer "que consigan su objetivo de crear empleo", explicó.

El actual programa de bonificaciones data de 2006 y está dirigido a rebajar en distintos grados las cotizaciones por la contratación indefinida de los colectivos que más difícil tienen el acceso al mercado laboral. Si bien en la práctica, casi todos los trabajadores están bonificados en mayor o menor grado, excepto los hombres de entre 30 y 45 años. La intención del Ejecutivo de modificar estas ayudas está incluida en las enmiendas del PSOE al proyecto de ley de medidas urgentes para crear empleo aprobado en marzo y que ahora tramita la Cámara Baja.

Corbacho -que auguró una "amortiguación" de la bajada del paro registrada en los últimos tres meses- también confirmó la intención del Gobierno de modificar el real decreto que establece una nueva ayuda de 420 euros al mes durante seis meses a los parados que agoten la protección por desempleo. Para estos cambios, especificó que el Ejecutivo "tiene la clara y firme voluntad de buscar un consenso con los grupos parlamentarios y los sindicatos".

Sin embargo, el ministro que también sugirió que sólo cambiará la fecha para poder acogerse a este subsidio, (ahora quien agote la prestación a partir del 1 de agosto), no precisó los planes del Ejecutivo para "mejorar" esta renta. Esta falta de concrección, unido a que esta ayuda se tramitará como decreto y no como proyecto de ley, con lo que cualquier modificación debe llegar ya hecha a la Cámara Baja, se pudo interpretar ayer como que Trabajo da prioridad a la negociación de las mejoras con los sindicatos, con los que se reunirá el lunes.

Corbacho admitió que a las regiones dicha renta les supone "presión y esfuerzo". Así, confió en que la UE apruebe una modificación que permite al Fondo Social Europeo adelantarles el dinero para la formación de dos ejercicios.

"Parloteo permanente" de los diputados del PP

"Improvisación". Esa fue la palabra más pronunciada ayer, a modo de reproche a Celestino Corbacho, por parte de toda la oposición. Los diputados coincidieron en rechazar la forma y el fondo de la nueva renta para los parados que agoten la prestación, al considerar que no estaba suficientemente pensada ni negociada. Pero más allá de estas críticas, la Comisión de Trabajo del Congreso se asemejó ayer en algunos momentos a una especie de patio de vecinos, en el que todos discutían con todos. Tanto subió el tono de los comentarios que los diputados del PP hacían a Corbacho que el presidente de la Mesa, el socialista Juan Barranco, hizo una primera advertencia: "bajen el nivel de sus comentarios y no entren en diálogo con el señor ministro". Los populares hicieron caso omiso y momentos después, notablemente enfadado, Barranco insistió: "cesen ese parloteo permanente que, además de una falta de respeto, hace imposible el trabajo de las señoras taquígrafas".

La cifra

5.000 son las solicitudes ya reconocidas de la ayuda de 420 euros. Los servicios de empleo han enviado cartas a 85.000 posibles beneficiarios.