Empresas

Telefónica se lanza a la batalla de la máxima velocidad en internet

Telefónica pondrá la semana que viene en el mercado un avance tecnológico que le permitirá incrementar notablemente la velocidad en internet y mejorar la calidad del servicio. Es el VDSL2. Nacerá con ofertas iguales a las actuales para, a partir de ahí, incorporar más velocidad y televisión de alta definición.

Edificio de Telefónica en Madrid
Edificio de Telefónica en Madrid

La red ultrarrápida de fibra óptica tardará años en llegar al mercado de forma general, pero eso no quiere decir que Telefónica renuncie a aumentar la velocidad y mejorar el servicio de acceso a internet de los clientes durante ese tiempo. Hay tecnologías intermedias y Telefónica va a usarlas.

Lo hará desde el próximo 1 de septiembre, fecha en la que comenzará a utilizar comercialmente la tecnología VDSL2. Ese día, la operadora pondrá en el mercado de forma masiva dúos y tríos -paquetes de telefonía fija, internet y televisión digital- que estarán soportados por la nueva tecnología, y no por el ADSL, como sucedía hasta ahora.

La llegada de mejoras y más velocidades será gradual. En un primer momento, Telefónica venderá los mismos paquetes que comercializa ahora con ADSL y en las mismas velocidades, de 1, 6 y 10 megas. En principio, por tanto, el cliente no tiene por qué saber qué tecnología está utilizando: tendrá los mismos servicios, aunque notará una calidad mayor si tiene VDSL2. Por eso, aunque los precios todavía no se han hecho oficiales, todo apunta a que serán parecidos a los que cobra actualmente.

TELEFÓNICA 3,00 -2,38%

Este lanzamiento será el banco de pruebas para ir mejorando las ofertas. En cuestión de semanas, Telefónica pondrá en el mercado los primeros productos con velocidades más elevadas e introducirá la televisión de alta definición, uno de los servicios estrella de las nuevas redes de internet, que la tecnología VDSL2 pone al alcance de la mano y que es imposible dar con ADSL.

Con este lanzamiento de VDSL2, Telefónica quiere ponerse a la cabeza en la batalla de la velocidad y los nuevos servicios en internet. La crisis financiera ha provocado una contención de la inversión de Telefónica y del gasto que están dispuestos a hacer los usuarios. Esta circunstancia está retrasando el despliegue de la nueva red de fibra óptica de la operadora, la infraestructura que estaba llamada a marcar la diferencia con sus rivales.

Por eso, Telefónica ha apelado a la tecnología VDSL2, que permitirá a la compañía poner en el mercado ofertas de más velocidad que sus competidoras -la mayoría vende ADSL de 20 megas-, dar televisión de alta definición y añadir algún servicio extra más. El más importante de ellos es la posibilidad de igualar la velocidad de subida y la de bajada, lo que permitirá no sólo descargar archivos, sino también enviar los altos volúmenes de datos necesarios para subir fotos o vídeos a páginas de internet, por ejemplo.

Con la actual regulación en la mano, los rivales podrán emular las nuevas ofertas que lance el ex monopolio, porque Telefónica está obligada a poner a su disposición una oferta mayorista que ellos puedan comprar para revender luego a los usuarios.

Esta obligación, sin embargo, sólo está vigente para las ofertas de 30 megas de velocidad o menos. Si Telefónica lanzara una propuesta de 35 o 40 megas con VDSL2, la mayoría de sus rivales no tendría forma de replicarla. Sólo Ono da velocidades mayores, así que Telefónica podría distanciarse de la competencia.

En todo caso, el lanzamiento del VDSL2 no conllevará la eliminación de otras tecnologías. Telefónica seguirá teniendo en el mercado ofertas de ADSL y de fibra según vaya extendiendo la red.

Nuevos servicios sobre la red tradicional, pero no para todos

El VDSL2 tiene una ventaja fundamental con respecto a la fibra: no se trata de una red nueva, sino de una mejora tecnológica sobre la infraestructura de cobre. Para conseguirla, basta con invertir en la central y en la red que llega hasta ella, sin necesidad de tocar la parte más compleja y cara, los miles de pares de cobre que salen hacia los hogares.

Pese a ello, el VDSL2 tiene limitaciones. Esta tecnología es capaz de ofrecer 100 megas hasta los primeros 300 metros de distancia entre el hogar y la central, según la Wikitel, la enciclopedia tecnológica auspiciada por la CMT. Sin embargo, esta velocidad se reduce significativamente hasta los 2 kilómetros, donde ofrece un servicio similar al ADSL.

Por ello, los beneficiarios potenciales son limitados. Según la CMT, menos del 10% de los hogares están a 300 metros de la central, mientras que el 40% está a una distancia que permitiría velocidades de 25 megas.

Una solución definitiva para algunos y que se puede mejorar

La tecnología VDSL2 se va a convertir para algunos en la única oferta que tendrán a su alcance durante muchos años. La red de fibra no va a ser nacional, sino que llegará a las zonas más rentables. El resto, tendrá servicios parecidos, pero con VDSL2.

Pero que esto sea posible significará que la tecnología VDSL2 tiene que ampliar sustancialmente su cobertura. Así se hará.

De hecho, Telefónica ya ha comenzado a hacerlo. La fórmula es el establecimiento de unos armarios entre la central y el hogar del abonado. La conexión entre la central y el armario se hace por fibra, mientras que la red hasta el hogar de los abonados es de cobre. De esta manera se consigue acercar la central a los clientes y darles VDSL2 con las mismas prestaciones que si estuvieran al lado de la infraestructura, pero con un coste mucho más bajo que tender un cable de fibra directamente hasta la vivienda.

Las mejoras

Velocidad. La nueva tecnología permite dar entre 100 y 50 megas -dependiendo de las fuentes- a los hogares que estén a 200 o 300 metros de la central.

Alta definición. Esa capacidad hace posible la introducción de la televisión de alta definición a través de internet.

Simetría. La velocidad no sube sólo para las descargas, sino también para enviar información y datos desde el ordenador hacia la red.