Sector a examen

La montaña rusa del sector inmobiliario

Los movimientos especulativos y la refinanciación de deuda disparan la volatilidad de estos valores.

La espectacular e inesperada revalorización que las inmobiliarias iniciaron hace casi dos semanas ha durado poco. El engañoso brillo de este grupo de cotizadas apenas lució durante cuatro sesiones -entre el 12 y el 17 de agosto-, para dar paso a una fuerte corrección, aunque de menor calado que las subidas. Los expertos insisten en que estos bruscos altibajos obedecen a movimientos especulativos, si bien también han estado respaldados en la aparición de alguna noticia positiva que ha dado un respiro a estas denostadas compañías.

El rebote del sector inmobiliario español alcanzó a todas y cada una de las compañías aunque tuvo en Reyal Urbis su máximo exponente al subir el precio de la acción de 1,71 a 5,50 euros, lo que supone una revalorización del 220%. Metrovacesa fue la siguiente mejor situada en el rally alcista, registrando un alza del 105%. Por detrás, se posicionaron Colonial (60%), Urbas (38%), Realia (33%) y Renta Corporación (24%).

En palabras de Francesc Pau, director de gestión de patrimonio de GVC Gaesco, las especulaciones responden al hecho de que las inmobiliarias llevaban mucho tiempo planas y se había formado un suelo importante. El analista de Ibercaja Gestión, Pedro Lacambra, señala también en esta dirección que, "en las últimas semanas había mejorado el sentimiento económico, a esto se unió que los inversores pensaban que los títulos descontaban lo peor".

Además, los expertos apuntan a las refinanciaciones de deuda como informaciones que animan el mercado, pero no ven en ellas razones de peso suficientes que expliquen el rebote. "En un mercado de crédito reservado, las renegociaciones de deuda de Afirma o Metrovacesa son noticias positivas. Sin embargo su incidencia no debería haber supuesto una subida superior al 10 o 15%", asegura Oscar Moreno, gestor de fondos de Renta 4.

La propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere arrojar algo de luz a las espectaculares subidas y ha requerido a algunas de las cotizadas del sector inmobiliario explicaciones sobre el reciente comportamiento en Bolsa.

Lo que sí está claro es que el escaso capital flotante de las inmobiliarias ha sido uno de los factores clave que ha amplificado tanto el efecto de las subidas como el de los posteriores descensos. Según Juan José Fernández Figares de Link Securities, el problema de las inmobiliarias cotizadas es su reducido free float -capital libre en Bolsa-. "Nosotros achacamos los recientes movimientos de estas acciones a esta falta de liquidez que facilita que cualquier movimiento de tipo especulativo provoque grandes variaciones en sus cotizaciones", afirma el analista.

Metrovacesa es el caso paradigmático de empresa con pocas acciones en circulación que ha registrado bruscos movimientos en su cotización. La inmobiliaria sólo tiene un 4% libre en Bolsa, ya que entre la familia Sanahuja -principal accionista- y los bancos poseen más del 95% del capital. Durante el oasis alcista, Metrovacesa pasó de 15,74 a 32,40 euros por acción. Sin embargo, el volumen de negociación fue escaso, en ninguna de las sesiones ha intercambiado más de 1% de su capital.

Otro caso llamativo que ha registrado fuertes subidas con poco dinero es Reyal Urbis. Desde el pasado 12 de agosto la compañía ha subido un 220%, pero ningún día ha superado los siete millones de euros de negociación. La compañía que controla Rafael Santamaría ha sido la que más se ha revalorizado, pero también una de las que mejor está controlando los descensos. Mientras sus comparables empezaron a depurar los excesos el martes, Reyal Urbis continuo subiendo hasta el jueves y ayer cerró con una depreciación del 7,6%.

Las expertos tienen claro que las caídas que las inmobiliarias han vivido estos días son consecuencia de las tomas de beneficios tras los fuertes repuntes mencionados. "Los inversores han recogido plusvalías después de las subidas espectaculares", asegura âscar Moreno, analista de Renta 4.

Colonial ha encabezado las pérdidas de la última semana con un desplome del 24,8%, le sigue muy de cerca Metrovacesa, con una caída del 18,2%, así como Realia y Urbas, cuyos descensos se situaron en el 14,74% y el 13,13%, respectivamente. La única compañía del sector que ha terminado la semana con ganancias es Renta Corporación, cuya revalorización alcanzó el 4,30%.

De cualquier modo, a las inmobiliarias todavía les queda mucho camino para recuperar los niveles de 2008. En lo que va de año Metrovacesa ha perdido un 28,34 de su valor. Mejor paradas han salido Reyal Urbis, que ha ascendido un 2,20%, y Renta Corporación, que se ha apreciado un 58,15%.

Las recomendaciones de compra brillan por su ausencia

Casi más díficil que buscar una aguja en un pajar es encontrar recomendaciones positivas entre las inmobiliarias. De las diez firmas que llevan Metrovacesa todas aconsejan vender y lo mismo ocurre con Royal Urbis.

Un caso similar es el de Colonial, ya que la inmobiliaria tiene seis recomendaciones y sólo una apuesta por mantener el valor.

Las únicas compañías mejor paradas son Renta Corporación y Realia, aunque los datos tampoco dejan mucho margen al optimismo.

La primera de ellas tiene cinco recomendaciones y una única es de compra. En el caso de Realia es donde encontramos más variedad de opiniones. Las firmas de análisis que siguen el valor se dividen en nueve recomendaciones de venta, cuatro apuestan por mantener y sólo dos sugieren comprar.