Resultados

La gran banca china sube su beneficio gracias al tirón del crédito

Industrial & Commercial Bank of China (ICBC), el mayor banco del mundo por capitalización bursátil, ganó en el primer semestre del año 66.420 millones de yuanes (6.837 millones de euros), lo que supone un incremento del 2,9% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El banco, en cuyo capital se encuentran entidades como Goldman Sachs, Allianz Group y American Express, explicó que su cartera de créditos se incrementó un 18,9% en el periodo hasta 864.470 billones de yuanes, gracias al soporte del crédito proporcionado por las medidas de estímulo del Gobierno chino.

Aunque el beneficio por actividades de préstamo descendió un 11%, el generado por comisiones se incrementó un 13,3%, informó el banco, que se mostró optimista ya que la presión sobre los márgenes del negocio crediticio está dando síntomas de mejora.

ICBC, que cuenta con una capitalización bursátil de cerca de 280.000 millones de euros, obtuvo en el segundo trimestre un beneficio de 31.270 millones de yuanes (3.219 millones de euros), casi lo mismo que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Su más directo rival, China Construction Bank, la segunda mayor entidad financiera del país por activos, ganó entre abril y junio 29.600 millones de yuanes (3.020 millones de euros), un 11,7% más que un año antes. Este resultado está por encima de lo esperado por los analistas, al contrario de lo que preveían en ICBC.

Los mejores resultados de CCB, en el que Bank of America tiene un 11% de su capital y tiene un acuerdo comercial con Santander, se debe, como en el caso de su rival, a un mayor crecimiento del crédito gracias a un plan de estímulo de Pekín.

El Gobierno chino, no obstante, tiene previsto endurecer los requisitos de capital de los bancos, amenazando con frenar el crecimiento récord del crédito que ha alimentado la revalorización de la Bolsa del país un 60%.

La Comisión Reguladora de la Banca China envió el borrador con los cambios normativos a los bancos el 19 de agosto, exigiéndoles deducir de su capital excedente las actuales tenencias de deuda subordinada e híbrida emitida por otros bancos.