Crisis financiera

Bernanke: Las perspectivas de regreso al crecimiento global son buenas

La actividad económica a nivel mundial parece estar enderezándose tras contraerse fuertemente y las perspectivas de un regreso al crecimiento en el corto plazo parecen buenas, ha dicho el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke.

Bernanke, presidente de la Reserva Federal
Bernanke, presidente de la Reserva Federal

"Aunque hemos evitado lo peor, aún quedan por delante retos difíciles aún yacen adelante", ha dicho en comentarios preparados para pronunciarlos ante una conferencia anual de la Fed en esta localidad.

Bernanke advirtió que "persisten desafíos críticos" de unos mercados financieros globales aún tensos por la severa crisis que se desató hace dos años con la aparición de los problemas en las hipotecas "subprime" o de baja calidad en EE UU.

Sostuvo que las dificultades que enfrentan las familias y las empresas para conseguir crédito son otra fuente de tensión. La crisis subraya la necesidad de responder "urgentemente" a las debilidades estructurales del sistema financiero, particularmente la forma en que los Gobiernos establecen las normas y lo supervisan, sostuvo.

Benanke ha agregado que "el mundo ha pasado por la crisis financiera más grave desde la Gran Depresión", y que podría haber sido peor si los bancos centrales no hubiesen actuado de manera tan vigorosa.

"Sin unas acciones rápidas y robustas, el pánico de octubre pasado se habría intensificado, más firmas financieras hubiesen quebrado y todo el sistema financiero global hubiese estado en peligro grave. Hemos evitado lo peor", ha dicho.

"Pudo haber sido, decididamente, mucho peor"

Según Bernanke hace un año "los mercados financieros seguían con grandes presiones, la actividad económica se desaceleraba y la inflación -impulsada por un alza de los precios de las materias primas- había crecido significativamente". Cuando los banqueros centrales se reunieron el año pasado, agregó, "no podíamos apreciar que el ambiente económico iba a tornarse enormemente más difícil".

"Una lección clara del año transcurrido es que una crisis financiera rampante puede cobrar un precio enorme en términos humanos y económicos", dijo Bernanke. "Una segunda lección es que las tempestades financieras no respetan fronteras: esta crisis ha sido global".

"Desde que nos reunimos aquí el año pasado el mundo ha pasado por su crisis financiera más grave desde la Gran Depresión", continuó. "La crisis a su vez causó una profunda recesión global de la cual recién empezamos a salir". El impacto económico ha sido grave pero, añadió Bernanke, "pudo haber sido, decididamente, mucho peor".