Cajas de ahorros

Primer acercamiento entre Caixa Catalunya y Caixa Manresa para abordar su fusión

Caixa Manresa ha mantenido una primera aproximación con Caixa Catalunya para sondear las posibilidades de un posible proceso de fusión en el que participasen ambas, según han avanzado a Efe diversas fuentes financieras conocedoras del proceso y cercanas a ambas entidades.

Hasta ahora había transcendido que Caixa Catalunya mantenía conversaciones con otras cajas de fundación pública, como Caixa Girona y Tarragona, para crear una gran caja catalana, pero la aparición de Manresa abre más la dimensión del proyecto.

La novedad estriba en que ambas entidades no cierran la puerta a entrar en un proceso de fusión liderado por Caixa Catalunya, pese a que ésta es una caja de fundación pública controlada por la Diputación de Barcelona y Caixa Manresa es de fundación privada.

En Andalucía ya se han producido fusiones de este tipo, con Unicaja y CajaSur, una de fundación pública y otra de fundación privada, pero esto todavía no ha pasado en Cataluña.

Portavoces de Caixa Catalunya no han querido confirmar ni desmentir esta información y han señalado que se pueden estar manteniendo contactos, como se está hablando con otras cajas.

Por su parte, desde Caixa Manresa han reconocido un primer acercamiento, pero matizando que también se está hablando con otras cajas catalanas.

Las fuentes financieras consultadas por Efe han señalado que los contactos entre Caixa Catalunya y Caixa Manresa son muy preliminares, de carácter verbal, que han tenido lugar en el período entre finales de julio y principios de agosto y entre las direcciones de las dos entidades, por lo que hay que ver si cristalizan en el mes de septiembre con un estudio serio de las opciones para ambas entidades.

En el último Consejo de Administración celebrado el pasado mes de julio, el director general de Caixa Manresa, Feliu Formosa, ya advirtió a los consejeros de que la entidad tendría que buscar una alternativa porque cajas de su tamaño no pueden seguir solas en un entorno financiero tan inestable, según las mismas fuentes financieras.

Por su parte, en el último Consejo de Administración de Caixa Catalunya, su presidente, Narcís Serra, señaló que había conversaciones para explorar marcos de fusión, pero que no podía detallar cómo estaban evolucionando.

La situación es que las conversaciones entre Caixa Catalunya con las cajas de Girona y Tarragona están estancadas por la oposición más o menos velada de los poderes locales, tanto empresariales como políticos, y por las reticencias de las direcciones de las cajas más pequeñas a integrarse en una gran entidad.

La entrada de un nuevo actor, Caixa Manresa, en las conversaciones con Caixa Catalunya podría reactivar los contactos de las tres cajas de fundación pública en Cataluña, a la vez que despolitizaría un tanto el proyecto, según las fuentes consultadas.

Caixa Manresa cuenta con un equipo directivo muy bien valorado por el Banco de España, unos activos de alta calidad y uno de los ratios de morosidad más bajos de España, añadieron.

Además, desde la Generalitat la Consellería de Economía, que tal y como recoge el Estatut tiene la tutela de las cajas de ahorro, no se opone a que pueda haber fusiones entre cajas de fundación pública y de fundación privada.

Caixa Manresa es la segunda caja de Cataluña más pequeña por volumen de balance, con un activo total al cierre del 2008 de 6.594 millones, contra los más de 63.000 millones de Caixa Catalunya.

En cambio, podría aportar su equipo directivo, que cuenta con la confianza del director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó, un directivo que llegó a esta entidad en 2008 proveniente precisamente de Caixa Manresa y que se ha centrado, con éxito, en sanear el balance y controlar la morosidad de la segunda caja catalana.