Secreto bancario

UBS revela a la Hacienda estadounidense los datos de 4.450 clientes

La lucha contra el fraude fiscal en EE UU ha dado un gran golpe en el sacrosanto secreto bancario suizo. UBS, el mayor banco suizo, accedió ayer a dar a la Administración norteamericana un listado con los datos de 4.450 cuentas bancarias pertenecientes a clientes estadounidenses sospechosos de evadir al fisco.

El compromiso llega después de meses de tiras y aflojas con el IRS (la Hacienda americana), y un acuerdo entre los gobiernos de EE UU y Suiza sobre cómo dirimir un contencioso legal internacional que ha ejercido una presión sin precedentes sobre el secretismo con el que opera la banca helvética.

Las dos partes han buscado una salida negociada después de que UBS admitiera en febrero su participacin en maniobras para defraudar a EE UU. Entonces, reveló el nombre de 200 clientes y pagó 780 millones de dólares a la Administración. Pero en Washington se quería saber más y demandó datos de 52.000 de sus clientes. UBS dijo que dar esa información le obligaba a contravenir la legislación suiza en materia de secreto bancario, y los gobiernos han tenido que intervenir para zanjar la difícil posición judicial de la entidad.

Ayer, la ministra de justicia helvética, Eveline Widmer-Schlumpf admitía que, de no haber habido colaboración entre ambas administraciones, la pesadilla judicial para UBS habría sido un peso gravísimo durante años. Además, hubiera repercutido negativamente en la economía de Suiza. En EE UU, sin embargo, se respiraba aires de victoria. El acuerdo reduce sustancialmente el número de cuentas a escrutar, pero según Douglas Shulman, comisario del IRS, las 4.450 que se abren ahora son las más críticas, y han llegado a ocultar 18.000 millones de dólares. Shulman consideraba ayer que el acuerdo entre ambos Gobiernos y UBS ha rasgado el velo del secreto bancario.

El comisario espera que algunos de estos clientes americanos den voluntariamente un paso adelante, y dentro de un programa de amnista fiscal en marcha -que reduce las multas y evita los tribunales en caso de evasión- revelen sus nombres antes del día 23 de septiembre. Muchos americanos lo han hecho ya, y Shulman calcula que gracias al compromiso de UBS serán unos 10.000 los contribuyentes que clarifiquen sus cuentas con el fisco.

Sentencia para el topo del banco

El próximo viernes se espera que un juez de Fort Lauderdale, Florida, dicte sentencia contra Bradley C. Birkenfeld, un empleado americano de UBS que en 2007, y amparándose en una ley que protege a delatores, se convirtió en una suerte de topo dentro del banco al confesar una serie de negocios ilícitos hechos por la entidad. Birkenfeld se autoinculpa y espera clemencia en una sentencia que puede condenarle hasta 5 años de cárcel.