Comparecencia

Zapatero anuncia que el Gobierno podría modificar las ayudas de los 420 euros a los parados

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que, tras evaluar con los sindicatos la entrada en vigor de las ayudas extraordinarias a desempleados, el Ejecutivo está dispuesto, si así se considerara, a modificar las características de la prestación de 420 euros.

Zapatero, durante su viaje a Canarias
Zapatero, durante su viaje a Canarias

Así lo manifestó el presidente en una comparecencia que ofreció en Lanzarote tras visitar los Jameos del Agua, en la que destacó el importante esfuerzo económico que hace el Gobierno español con esta medida, la primera de este tipo que se aprueba en Democracia, recalcó.

Zapatero consideró "injustas" las críticas de "aquellos que no han propuesto nada para desempleados y que quieren recortar subsidios y ayudas públicas" y que, según dijo, han puesto "el grito en los cielos ante la aprobación de esta prestación nueva".

El presidente se comprometió a dialogar con los sindicatos para hacer "lo más eficaz la medida y la prestación desde el punto de vista social y que abarque al número de personas que lo pueden necesitar", al tiempo que solicitó a "todo el mundo" que se entienda que es una medida nueva.

"Aun no podemos determinar, nadie puede determinar, el número de beneficiarios, por tanto, debemos tener todos la prudencia para hacer una evaluación definitiva de resultados", aseveró.

Cita con las CC AA

El presidente del Gobierno anunció para el próximo 26 de agosto una reunión con las comunidades autónomas, a las que solicitó su colaboración en la entrada en vigor de esta nueva ayuda para las personas que ya no tienen la prestación contributiva o asistencial.

José Luis Rodríguez Zapatero consideró que éste "va a ser el período de mayor protección y formación ante el desempleo porque la prestación esta pensada para que, a través de un itinerario formativo, las personas que ya no tienen esa prestación por desempleo, puedan cuanto antes tener un empleo".

"Ese es el objetivo prioritario y, para ello, necesitamos la colaboración con las comunidades autónomas", refirió.

El presidente explicó que al ser una prestación nueva de carácter extraordinario que dura seis meses siempre surge la duda de dónde comienza, "dónde se pone el inicio del derecho a la prestación".

"El Gobierno entendió que una posición razonable era el momento de la aprobación y, lógicamente, va a suponer un esfuerzo económico de las arcas públicas", subrayó.

Zapatero recalcó: "la sensibilidad social y las necesidades de las familias es lo que más cuenta para este Gobierno y para mí y, por tanto, con la evaluación que exige estamos dispuestos, dialogando con los sindicatos, a hacer lo más eficaz la medida y la prestación desde el punto de vista social y que abarque al número de personas que lo pueden necesitar".

A su juicio, aun "nadie puede determinar el número de beneficiarios" de esta nueva ayuda", por lo que "debemos tener todos la prudencia para hacer una evaluación definitiva de resultados".

Rodríguez Zapatero manifestó que esta nueva ayuda "es fruto de la sensibilidad social hacia las familias con más dificultades" y garantizó que "el Gobierno tiene siempre la disponibilidad para evaluar y, en su caso, hacer alguna modificación de las características de la prestación". "Estamos dispuestos a contemplar todos los supuestos", dijo.

"Vamos a reunirnos con los sindicatos para evaluar los primeros días de lo que va a ser la entrada en vigor de la medida. Evaluaremos con ellos si el decreto en sus términos está adecuado y, en función de ello, si hay que hacer una modificación, la haremos", aseveró.

Sin embargo, en opinión del presidente, "sería injusto y desenfocado que una medida de gran calado social y esfuerzo económico fuera evaluada únicamente por el periodo de entrada en vigor".

Blanco anuncia una respuesta "en las próximas horas" para "garantizar" la prestación

El ministro de Fomento, José Blanco, aseguró hoy en Cádiz que el Gobierno está estudiando la "situación creada" tras la puesta de la ayuda extra de 420 euros a los parados que agotaron la prestación y anunció que el Ejecutivo ofrecerá "en las próximas horas" una "respuesta positiva" para "tratar de garantizar una prestación que necesitan muchas familias" españolas a causa de la crisis.

En declaraciones a los periodistas, Blanco reiteró que "probablemente hubo un problema de información" en relación con esta medida porque "se aprobó un decreto que se pensaba que tenía unos efectos que no tenía".

No obstante, señaló el Gobierno "está observando la inquietud que ha generado" y "en las próximas horas" ofrecerá una respuesta que trate de garantizar una prestación que "necesitan muchas familias como consecuencia de la situación de desempleo que se ha generado en el país a raíz de la crisis económica que vive el conjunto de la economía mundial".

Según el Real Decreto que regula este programa de ayudas, los beneficiarios de esta paga deberán cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran el de agotar la prestación por desempleo o los subsidios entre el 1 de agosto de 2009 y el 15 de febrero de 2010.