Coyuntura económica

La economía española acumula cuatro trimestres de caída

La economía española se contrajo un 1% en el segundo trimestre del año respecto a los tres primeros meses, lo que supone la cuarta caída consecutiva, mientras en tasa anual el descenso alcanzó el 4,1%. La debilidad del consumo continúa siendo el principal lastre de la actividad, sólo compensada por la aportación positiva del sector exterior.

De esta forma, la caída intertrimestral del PIB español contrasta con el crecimiento del 0,3% experimentado por Alemania y Francia, lo que les permite atisbar la salida de la recesión económica tras cuatro trimestres consecutivos de retrocesos en su actividad, los mismos que acumula ahora España.

El Instituto Nacional de Estadística (INE), que publicó este avance de la contabilidad nacional el viernes, asegura que esta contracción de la actividad es consecuencia de la debilidad mostrada por la demanda interna, que sólo logra compensar la aportación positiva del sector exterior.

Pese a los malos datos y, tal y como puso de manifiesto el Banco de España en su último informe de coyuntura, el descenso del 1% registrado en el segundo trimestre es sensiblemente inferior al -1,9% contabilizado de enero a marzo respecto a los tres meses anteriores. La autoridad monetaria aseguró en su informe, en línea con lo estimado por el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos que la mayor intensidad de la contracción en la actividad se habría producido a comienzos de este ejercicio.

CEOE asegura que la coyuntura actual hace más urgentes las reformas

Grecia y Portugal, con avances de la actividad del 0,3% en el trimestre, fueron junto con Eslovaquia (cuyo PIB repuntó un espectacular 2,2%) otros de los países de la zona euro que protagonizaron crecimientos positivos.

El resto de los estados aún presentan caídas en términos trimestrales, aunque ninguno de la intensidad de la disminución española. Sólo Holanda, que contabilizó un retroceso del 0,9% en tres meses y un -5,1% anual puede asemejársele.

Lenta recuperación

Las cifras hechas públicas por la Oficina de Estadística europea (Eurostat) ponen de manifiesto cómo España tardará más en salir de la crisis que muchos de sus vecinos. De hecho, el Gobierno trabaja con la hipótesis de que la economía española no registrará tasas intertrimestrales positivas hasta el segundo trimestre de 2010. La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, dijo a Efe que hay que ser "razonablemente" optimista sobre el futuro económico y añadió que la caída intertrimestral del 1% está "completamente" de acuerdo con la previsión del Gobierno de un decrecimiento del 3,6% para este ejercicio.

Después de conocerse la publicación de estas cifras, la CEOE indicó que la caída del PIB del 4,1% en el segundo trimestre "hace aún más necesarias y urgentes las medidas de reactivación económica y las políticas activas de empleo", tal y como viene solicitando desde hace tiempo.

En un comunicado, la patronal indicó que estos datos "vienen a confirmar las predicciones que la Confederación puso de manifiesto en distintos documentos e informes del pasado año y corroboran la situación de grave recesión de la economía con la consiguiente destrucción de empleo".

Por su parte, CC OO manifestó que "es imprescindible vincular más y mejor el sistema educativo al sistema productivo, porque la cualificación de los trabajadores es una de las claves fundamentales para cambiar el patrón de crecimiento". A juicio de CC OO, la formación de la fuerza laboral, junto a los necesarios cambios tecnológicos y de la organización del trabajo, es la base para incrementar la productividad.