Suspensión de pagos

Escada exime a sus filiales de su declaración de insolvencia

Cae de nuevo en Bolsa y acumula un descenso del 71% en tres días

El grupo de moda alemán Escada ya ha acudido a los tribunales para declararse insolvente. Una suspensión de pagos que era inminente, después de que el pasado martes la enseña textil recibiera el rechazo de sus acreedores al plan de refinanciación de deuda que su equipo directivo había puesto en marcha para relanzar la compañía.

Escada se había puesto de plazo hasta el viernes para reconocer su situación de insolvencia y fue ayer cuando acudió a un tribunal municipal de Múnich. æpermil;ste asumió la quiebra e, inmediatamente, decretó la intervención judicial de la firma de lujo que, a partir de ahora, estará en manos de un administrador concursal.

Sin embargo, la multinacional germana ha exculpado a sus filiales de su situación financiera. El grupo textil asegura que tanto las que están fuera de sus fronteras como sus filiales en Alemania no estarán bajo administración concursal, al menos a corto plazo.

En este sentido, Escada señala que las filiales garantizarán el cumplimiento de los bonos para el periodo 2005-2012. Precisamente, fue el escaso apoyo a la renegociación de estos lo que motivó la quiebra de la sociedad.

Sin embargo, la empresa textil deja la puerta abierta a la renegociación o declaración de insolvencia de cada una de sus filiales que, en cualquier caso, se realizará en función de la legislación nacional de cada una de sus divisiones.

Pese a que la quiebra de Escada estaba descontada por los inversores, la Bolsa volvió a castigar ayer a la firma de moda, que se apuntó un nuevo descenso superior al 8%. De esta forma, y en sólo tres días, el grupo ha perdido más del 71% de su valor.

Entre los perjudicados están sus accionistas. Entre ellos. Destaca el magnate ruso Rustam Aksenenko que posee el 21% del capital social, por detrás quedan los hermanos Wolfgang y Michael Herz, con un 12,4% cada uno; y la firma de inversión española Bestinver que posee el 10,2% del accionariado. La filial de Acciona distribuye su inversión en Escada a través de varios fondos de inversión.

Una agria inversión para una familia millonaria

La suspensión de pagos de Escada puede llevarse por delante a una de las principales marcas de moda de lujo, a cerca de 2.000 empleados y la inversión de una de las familias alemanas que logran colarse en la codiciada lista de millonarios de Forbes. Los hermanos Wolfgang y Michael Herz han visto cómo su inversión en la compañía textil pierde el 96% de su valor en poco más de un año. Una negativa evolución que tendrá impacto en los 2.800 millones de dólares (1.960 millones de euros) en los que Forbes valoraba su fortuna.

Sin embargo, parte de la familia ha logrado esquivar el descalabro de Escada. Daniela y Guenter Herz salieron del capital en 2003 y se embolsaron cerca de 4.000 millones de euros. Parte de esa suma la invirtieron en Puma, que acabó formando parte del emporio PPR.