Energía

Iberdrola y Endesa trasladan su pugna a las nuevas plantas de 'carbón limpio'

Iberdrola y Endesa han trasladado su pugna a las nuevas centrales de carbón limpio, las que incorporarán sistemas de captura y almacenamiento de CO2. De momento, cada eléctrica prueba una tecnología distinta para las plantas futuras. Iberdrola lo hace en el Reino Unido y Endesa, en España.

El futuro de las centrales eléctricas que funcionan con carbón pasa por un nuevo tipo de planta que incluya sistemas para captar la mayor cantidad posible del CO2 emitido y almacenarlo en confinamientos geológicos seguros. Un modelo que está impulsando la propia Comisión Europea y en el que las principales eléctricas del continente están ya trabajando para tratar de encontrar la tecnología más eficiente.

Iberdrola y Endesa han entrado en la carrera por hacerse con el modelo más eficaz de cara al futuro con sendos proyectos en pruebas que apuestan por tecnologías distintas. Gas Natural-Unión Fenosa sólo se plantea algo similar para 2015-2017.

De momento, la que va más avanzada en este campo es Iberdrola, que desde el pasadomes de mayo ya tiene enmarcha una pequeña planta de ensayos en la central de carbón de Longannet, en el Reino Unido, propiedad de su filial Scottish Power. La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán está probando un sistema para capturar el CO2 tras la quema del carbón (post-combustión) mediante un proceso de absorción química. La tecnología está desarrollada por el grupo noruego Aker. La ventaja de este sistema es que es aplicable a centrales ya existentes con menores modificaciones, pero exige un alto consumo energético. El gas se almacenaría, posteriormente, bajo el Mar del Norte.

ENDESA 18,98 -2,52%
IBERDROLA 8,77 -2,38%

Endesa, por su parte, está desarrollando su proyecto junto a la fundación estatal Ciuden en la central que tiene en Compostilla (León). En este caso, la eléctrica pretende probar la tecnología de captura de gases por oxicombustión de lecho fluido. Una apuesta que permite un amplio rango de combustibles y un funcionamiento de calderas similar al de las centrales convencionales pero que tiene unos costes más elevados. El gas se almacenará en acuíferos salinos.

Bruselas se ha fijado como objetivo disponer de una tecnología viable comercialmente en 2020. Para ello, quiere contar en 2015 con una docena de plantas piloto de tamaño real, que capten más de un 80% del CO2 emitido, funcionando en varios países. El pasado mes de marzo, la Comisión eligió el proyecto de Endesa en España. El de Iberdrola está preseleccionado en el Reino Unido, donde es el favorito. Ambos han recibido una subvención de 180 millones.

Industria regula los almacenes de dióxido de carbono

El segundo paso clave para el desarrollo de las nuevas centrales de carbón limpio es el almacenamiento del CO2 que capturen las plantas. En la actualidad, las tecnologías para la inyección del gas en lugares adecuados (yacimientos de gas o petróleo agotados, acuíferos salinos, bajo aguas profundas) están plenamente desarrolladas.

Sin embargo, todavía queda por estudiar en profundidad cómo se comportarán los almacenamientos geológicos, sobre todo con el paso de las décadas, y los posibles riesgos de fuga existentes en un futuro.

De momento, el Ministerio de Industria ha presentado el borrador para regular jurídicamente los futuros almacenes. Industria dará los permisos de investigación y la concesión de los almacenamientos. æpermil;stos serán controlados por su titular y por las comunidades autónomas.