TRIBUNA

Movilidad sostenible en Madrid

La inauguración de la estación de cercanías de la Puerta del Sol simboliza el impulso a la movilidad sostenible y el transporte público en Madrid. Las instalaciones de Sol están entre las mayores, modernas y funcionales de Europa, y son un ejemplo del esfuerzo inversor del Estado para hacer de Madrid una de las regiones más desarrolladas y competitivas del continente.

Esta inversión señala a Madrid como la locomotora del esfuerzo para hacer de las infraestructuras y el transporte un factor clave contra la crisis y en el impulso a un modelo productivo basado en la innovación, la sostenibilidad, la vertebración territorial y la cohesión social. La apertura de Sol consolida a Madrid como un nodo estratégico en el desarrollo de las redes europeas de transporte y como un referente para el desarrollo de la intermodalidad.

Sol ratifica la apuesta permanente del Estado por las infraestructuras madrileñas. Hace poco se presentó el Plan de Extensión de Cercanías con el que, antes de 2015, Madrid tendrá 500 kilómetros de vías, 130 estaciones y 30 intercambiadores. No hay otra región europea con más del 90% de su población atendida por un servicio moderno de cercanías. En el marco de este plan, la región albergará el programa piloto para el acondicionamiento de los accesos ferroviarios en grandes áreas urbanas. El pasado 23 de junio se firmó el contrato entre Fomento y la concesionaria del Plan Chamartín, que invertirá más de 1.000 millones de euros en infraestructuras para Madrid.

La Comunidad es la primera región española en conectividad por AVE y, en los próximos años, también lo será de Europa: 18 ciudades ya están conectadas a la capital, y en 2010 se incorporarán Cuenca, Albacete, Requena-Utiel y Valencia. A tal fin está en marcha la ampliación de la estación de Atocha, que recabará más de 800 millones para duplicar trenes y cuadruplicar viajeros en año y medio. También está en marcha el tercer túnel Atocha-Chamartín. De Chamartín sale la línea que conectará la T4 de Barajas con la red ferroviaria. Madrid también fue protagonista en el último Consejo de Ministros de Transporte de Europa, que confirmó los dos grandes corredores ibéricos para el transporte ferroviario de mercancías, el Central-Atlántico y el Mediterráneo. Ambos tendrán conexión en la capital.

Barajas es la principal puerta de entrada a Madrid y a España. También es el principal motor del desarrollo económico madrileño, el nodo clave para el turismo y el comercio, y una afección significativa para la ordenación territorial, ambiental y de la movilidad. Por eso, durante los últimos ocho años el Estado ha invertido más de 7.000 millones de euros para que Madrid-Barajas esté entre los primeros aeropuertos del mundo en capacidad, funcionalidad y seguridad. Ese esfuerzo tendrá continuidad, porque hay otros 795 millones, entre 2009 y 2012, para la nueva terminal que culminará la remodelación de la T1 y la T2.

Tampoco hay región europea que supere a Madrid en kilómetros de autovía por habitante, superficie y desarrollo económico. Y las actuaciones del Estado prosiguen a buen ritmo. Los proyectos para las plataformas reservadas para transporte público en las carreteras de acceso están en redacción o esperando la declaración de impacto ambiental (DIA). La modernización de autovías de primera generación ha comenzado en la A2 y la A4. Se están invirtiendo 630 millones en la mejora de la M-40. La R1 está en licitación y las prolongaciones de la R3 y la R5 están en trámite. Fomento ha comprometido también la conexión de la hipotética M-60, el cierre de la M-50, si bien es obligado esperar que la ejecución de esta vía regional se atenga a los condicionantes ambientales.

El horizonte supera el interés partidista y el de un gobierno. De ahí la importancia estratégica que debe atribuirse a la voluntad de cooperación entre el Gobierno de España y la Comunidad de Madrid. Su confirmación en el día a día será la garantía para que este esfuerzo colectivo propicie nuevas oportunidades para el despegue definitivo de Madrid como una de las regiones líderes en Europa.

Rafael Simancas. Portavoz del Grupo socialista en la Comisión de Fomento