Automoción

Figueruelas rescata actividad externalizada y genera 400 despidos en la industria auxiliar

La recuperación de actividades externalizadas (outsourcing) llevada a cabo últimamente por Opel en su planta de Figueruelas ha provocado la destrucción de 400 empleos en la industria auxiliar. La planta aplica esta medida para afrontar el exceso de capacidad por la caída de la demanda.

El director gerente del Cluster de Automoción, David Romeral, en declaraciones a CincoDías, subraya que "esta política de outsourcing no resuelve los problemas reales de la planta de Figueruelas , que se derivan del exceso de capacidad productiva para el mercado actual. La empresa está obligada a considerar que no sólo están los 7.500 puestos de trabajo de la fábrica, sino también otros 15.000 de la industria auxiliar de componentes y otros 5.000 en las empresas de servicios que trabajan para el sector".

Según Romeral, "la internalización de la producción puede parecer una decisión correcta a corto plazo, porque mantiene ocupada a la plantilla de la matriz, pero, a largo plazo, se volverá en contra de la empresa. Hay que tener en cuenta que en cuenta que los costes de los proveedores son inferiores, que es la razón por la que se decidió externalizar la actividad. El índice fabricación de vehículos/empleado, que es el ratio utilizado por el sector para medir la productividad de las plantas ha dado buenos resultados en Figueruelas, hasta el punto de que la planta venía situándose, año tras año, entre las diez primeras de Europa y líder de grupo. Si la producción no se recupera, este índice irá empeorando y, con ello, se debilitará el protagonismo de la fábrica de Zaragoza".

El gerente del cluster que agrupa a las empresas aragonesas proveedoras del automóvil subraya que "la industria auxiliar juega un papel decisivo".

La decisión de retirar las contratas se volverá contra Opel a largo plazo, señala David Romeral

El secretario de la Federación del Metal de Aragón, Luis Tejedor, asegura que "la crisis ha reducido prácticamente a la mitad el número de proveedores que trabajan para la planta de Figueruelas. Aunque el outsourcing es una práctica frecuente en tiempos de crisis, sus efectos sobre la industria auxiliar están siendo devastadores. Además, existe el riesgo de una progresiva deslocalización, lo que vendría a suponer la desaparición de un buen número de empresas, acreditadas por su profesionalidad y que han hecho grandes esfuerzos para mejorar sus sistemas de gestión y de producto, en definitiva, su calidad".

En la reunión mantenida con los representantes sindicales europeos en Russelheim (Alemania) , el principal aspirante a hacerse con la propiedad de Opel, Magna (también fabricante de componentes), subrayó que no restaría del volumen de ahorro exigido a las plantas ni los expedientes de regulación de empleo (ERE) ni las prácticas de outsourcing. Las ventajas de la recuperación de actividades quedan reducidas así al hecho de mantener ocupada a la plantilla desalojada por exceso de capacidad.

David Romeral recalca que "la Administración, la industria auxiliar y los trabajadores de la planta de Figueruelas constituyen los tres ejes fundamentales para la resolución de la crisis. Ellos deben esforzarse en actuar de manera coordinada para garantizar la viabilidad de la fábrica a corto, medio y largo plazo, lo que implica la realización de los sacrificios necesarios para mantener la producción de vehículos en Aragón, cuando menos, durante la próxima década".

En opinión de Tejedor, "lo que se está jugando ahora en Zaragoza no es sólo el futuro de una fábrica de automóviles modélica, sino también el de un tejido industrial de gran calidad. Eso debieran de tenerlo en cuenta los aspirantes a hacerse con la propiedad de Opel, porque un gran área industrial no improvisa, sino que es el fruto del esfuerzo de muchos años".

Una planta muy poderosa

Alrededor de 4.000 trabajadores están ocupados actualmente en los suministros a la planta de Opel en la localidad zaragozana de Figueruelas. Esta cifra representa, aproximadamente, la mitad de la existente hace dos años.

ILPPA, empresa perteneciente al grupo familiar local Industrias López Soriano, Gestamp y Faurecia son los tres proveedores más afectados por la recuperación de actividades en la planta zaragozana. La primera de ellas ya ha anunciado un expediente de extinción de contratos para más de 100 trabajadores.

Alrededor de 20.000 empleos dependen, en diversos grados, de la planta de Figueruelas. De ellos, unos 15.000 pertenecen a la industria auxiliar de componentes y los 5.000 restantes a empresas de servicios de la zona.

El Cluster de Automoción ha conseguido, en apenas dos años, revitalizar la industria aragonesa de componentes, obteniendo las mayores ayudas oficiales para innovación. La asociación de industria hace un seguimiento exhaustivo de todos los expedientes que afectan al sector.

La cifra

20.000 son los empleos de la industria auxiliar que dependen de una u otra forma de la planta de la multinacional General Motors en Figueruelas.