Resultados

El beneficio de Caja Laboral desciende un 22,8% tras duplicar sus provisiones

El beneficio de Caja Laboral en el primer semestre del año se ha reducido un 22,8% y se ha situado en 60,4 millones de euros, después de que la entidad haya decidido duplicar sus provisiones con una dotación voluntaria de 51 millones de euros, a pesar de la contención de la morosidad.

En un comunicado, Caja Laboral justifica su decisión de aumentar la dotación de provisiones por "criterios de prudencia", anticipando un "posible endurecimiento de las condiciones de la economía", ya que su índice de morosidad actual sólo se sitúa en el 2,68%, una cifra que supone la mitad de la media del sector.

La entidad vasca precisa que, sin incluir estas dotaciones a insolvencias, dividendos y resultados por operaciones financieras, el beneficio recurrente se hubiera incrementado en un 24%.

El margen básico, que refleja los resultados del negocio recurrente, de Caja Laboral también ha crecido un 15,1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Según la nota, "es especialmente relevante el crecimiento observado en el margen de intereses (20,6%) motivado por la rápida adecuación de los costes financieros al nuevo escenario de tipo de interés".

El escrito, destaca asimismo que, "a pesar de la menor aportación de los resultados no recurrentes, el margen ordinario -de la caja- ha alcanzado los 235,1 millones de euros", lo que supone un 7,4% más.

Además, "la evolución contenida de los gastos de administración sitúa el índice de eficiencia, entendido como el porcentaje que los gastos de administración absorben del margen ordinario, en el 38%, uno de los más destacados del sector".

La nota subraya el comportamiento de la caja en lo relativo a inversión crediticia, ya que el crédito a clientes se ha elevado en este primer semestre hasta los 16.494 millones de euros, con un crecimiento del 3,9%, mientras que "el compromiso con la financiación a la sociedad se ha confirmado al incrementar los préstamos hipotecarios a un ritmo del 5%".

Caja Laboral ha llegado asimismo a los 200 millones de euros de financiación a las empresas, lo que ha supuesto una ampliación de otros 100 millones de euros más.

La entidad de ahorro también ha tenido un "buen comportamiento en la captación de recursos, con incrementos de los depósitos de clientes del 7%, con lo que su volumen de negocio gestionado llega a 34.804 millones de euros, un 5% más que el año anterior".

Por otra parte, los gastos de administración absorben el 38% del margen ordinario, dato que supone "una referencia en el sector y mejora el ratio del año anterior".

En cuanto a solvencia, Caja Laboral se sitúa en el décimo lugar entre las mayores entidades españolas y como séptima entre las cajas, en términos de Tier I, un indicador que mide la solvencia de las entidades y que "refleja el nivel de recursos propios de primera categoría entre los activos ponderados por riesgo".

Asimismo, Caja Laboral presenta "unos niveles holgados de liquidez que se refleja en un ratio de depósitos sobre créditos concedidos del 81%"