Relevo

Aurelio Martínez deja el ICO para ocupar la presidencia de Navantia

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar mañana la salida de Aurelio Martínez de la presidencia del ICO. Seguidamente, el consejo de administración de la SEPI le nombrará presidente de los astilleros públicos Navantia, en sustitución de Juan Pedro Gómez Jaén, cuyo relevo fue decidido hace varios meses y se fijó, como así ha sido, para antes del mes de agosto.

Aurelio Martínez
Aurelio Martínez

El relevo de Juan Pedro Gómez Jaén como presidente del grupo de construcción naval militar Navantia ha provocado en los últimos meses un pulso interministerial entre Economía, Industria y Defensa. Dicho pulso se va a saldar con la designación para este cargo de Aurelio Martínez, actual presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), quien debe ser destituido de este cargo por el Gobierno.

Según confirman a CincoDías fuentes próximas a los astilleros públicos, el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar en su reunión de mañana el cese del hasta ahora presidente del ICO y el nombramiento de su sustituto. El candidato más firme es Josep María Ayala, actual consejero delegado del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), organismo equivalente al ICO en Cataluña. Un factor que podría retrasar el relevo sería, precisamente, la elección del sustituto de Martínez.

Una vez aprobado el cese por el Gobierno, el consejo de la SEPI, accionista único de Navantia, acordaría el mismo viernes el nombramiento de Aurelio Martínez como consejero de esta compañía, como paso previo al de su designación como presidente. æpermil;sta se produciría en el consejo de Navantia que está convocado para el miércoles de la próxima semana.

En el largo proceso del relevo de Juan Pedro Gómez Jaén, el candidato más firme a la sucesión había sido, hasta hace pocos días, Carlos Suárez, ex presidente de EADS-CASA, al que se le ofreció formalmente el puesto y llegó a mantener alguna reunión extraoficial encaminada a organizar su futuro en la compañía. Sin embargo, la entrada de Carlos Suárez habría sido frenada desde Navantia y la propia SEPI, indican fuentes empresariales.

De hecho, la noticia de la llegada del ejecutivo asturiano, a quien apoyaba el Ministerio de Industria, ha provocado en los últimas semanas la toma de posiciones (a favor y en contra) de los responsables del grupo público.

Finalmente, será Aurelio Martínez el que se lleve el gato al agua. Según añaden las mismas fuentes, por los deseos del Ministerio de Economía de proceder también a un cambio en la presidencia del ICO.

Defensa y la Armada

Y es que en el origen de la destitución de Gómez Jaén se encuentra también el descontento de otro ministerio: el de Defensa. En el sector eran conocidos sus enfrentamientos con responsables de la Armada, principal cliente de Navantia, amén del malestar de la propia SEPI por los errores de gestión y planificación que, en opinión del grupo que dirige Enrique Martínez Robles, cometió el todavía máximo ejecutivo de la compañía.

Aunque el que fuera durante años presidente de Hunosa y uno de los principales artífices de la reconversión de los astilleros públicos deja a su sucesor una cartera de pedidos de 5.000 millones, el futuro se avecina oscuro "con pocos o ningún contrato nuevo y problemas laborales" en una compañía con una plantilla de 5.500 trabajadores.

El futuro presidente de Navantia llegó a la presidencia del Instituto de Crédito Oficial en mayo de 2004. Nacido en Zaragoza en 1947, es catedrático de Economía Aplicada y doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Valencia. Ha ocupado diferentes cargos en la Administración central y autonómica.

Por su parte, José María Ayala es licenciado en Derecho y diplomado por el IESE. Su carrera profesional ha estado vinculada al mundo de la banca, especialmente en el BBVA, donde ocupó, entre otros cargos, el de director general del área de Empresas. También fue director general de Banca Catalana.

Sorpresa final

La noticia del nombramiento de Aurelio Martínez como presidente de Navantia ha resultado una sorpresa, pues se daba por seguro el de Carlos Suárez. La SEPI le había elegido entre otros candidatos por ser un excelente conocedor del sector de la defensa y sus buenos contactos entre los militares.