Diálogo social

Corbacho dice que la rebaja de las cotizaciones y la ayuda a los parados será temporal

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha advertido de que la rebaja de cotizaciones sociales que se está estudiando en el diálogo social tendrá una duración temporal, al igual que la prestación de 420 euros al mes que ha propuesto el Gobierno a los agentes sociales para ayudar a los parados sin ingresos y cuya duración inicial será de seis meses.

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo.
Celestino Corbacho, ministro de Trabajo.

Corbacho ha insistido en que "todas las medidas que se adopten como consecuencia y para salir cuanto antes de la crisis tienen que tener un horizonte temporal", incluida la rebaja de cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.

El ministro ha subrayado que "a partir de 2011 habrá un antes y un después de la crisis", por lo que se debe trabajar "en un horizonte muy temporal", si bien ha añadido que, una vez que termine la crisis, "el escenario de trabajo y el horizonte será otro".

Preguntado por la rebaja de cuotas que estaría dispuesto a aceptar el Gobierno, Corbacho ha recordado que la oferta inicial del Ejecutivo fue de medio punto y que, cuando se hizo dicha oferta, se hizo sabiendo que un recorte de esas características no tendría riesgos para la sostenibilidad de la Seguridad Social.

En este sentido, y en cuanto a si podría el Gobierno llegar a aceptar una rebaja de cotizaciones de dos puntos, Corbacho ha indicado que habrá que hacer los cálculos pertinentes para determinar si es posible o no, ya que, aunque el Ejecutivo "trabaja con la clara intención de aligerar todo lo que pueda el coste de las empresas", no lo hará a costa de la seguridad de ocho millones de pensionistas, ha dicho.

"El sistema de pensiones es un sistema sólido y con muy buena salud, pero es el que está dando plena seguridad y garantía a más de 8 millones de personas. Cualquier rebaja de cuotas tendrá que partir siempre del principio de que ese sistema no se va a poner en riesgo. A partir de ahí vamos a ver cuáles son los márgenes de maniobra que podemos tener", ha manifestado.

Corbacho ha recordado que el Ministerio trabaja con la hipótesis de que la Seguridad Social cierre el ejercicio actual con un superávit de 3.000 ó 4.000 millones de euros, y añadió que habrá que ver las proyecciones de afiliación para conocer si estas cifras se mantendrán a futuro.

Ampliar la ayuda a los parados seis meses

En cuanto a la prestación para los desempleados que se hayan quedado sin fuentes de ingresos, la última propuesta que ha puesto sobre la mesa el Gobierno es la de que dicha ayuda, de 420 euros mensuales, dure seis meses, periodo que no ha convencido a los sindicatos, que reclaman un año.

Lo que sí ha aceptado el Gobierno es la posibilidad de ampliar el programa -que no la prestación- durante otros seis meses más, aunque todo esto todavía se está debatiendo en la mesa de negociación, que mañana celebrará un nuevo encuentro a tres bandas.

Independientemente de la duración de esta ayuda, Corbacho ha indicado que el objetivo de la misma tiene que quedar muy claro, y es el de volver al empleo, "no el de subsidiar". "Para eso tiene que haber formación. Tiene que haber una protección ligada a la formación con el objetivo de la vuelta al empleo. ¿Y cuánto tiene que durar esa renta? Mientras la crisis económica y el tejido productivo no sea capaz de absorber a los parados que han agotado sus prestaciones porque no hay oferta se pueden ir prolongando los tiempos pero no los periodos", ha explicado.

Aunque el ministro no cerró la puerta a que la prestación pueda percibirse durante más de seis meses, Corbacho insistió que "debe hacerse un esfuerzo" para que sean "periodos cortos".

"Los sindicatos han hecho algunas matizaciones, también comprensibles y razonables, pero estoy convencido de que, en lo que es el elemento central, por qué lo hacemos y qué pretendemos, nos vamos a poner totalmente de acuerdo", agregó.

Espera avances mañana

Preguntado por qué espera de la reunión de mañana de la mesa de diálogo social, Corbacho señaló que se celebrará en un "clima distendido y de colaboración", con el que se intentará "sumar" para buscar acuerdos, al igual que se ha hecho en las últimas reuniones.

"Yo espero que la reunión de mañana vaya en esa misma dirección y que facilitemos y posibilitemos el acuerdo lo antes posible. La sociedad nos está pidiendo a todos que busquemos un acuerdo lo más rápidamente posible, porque aunque un acuerdo en la mesa de diálogo social no será suficiente para resolver la crisis mundial, lo que sí es seguro es que beneficiará sobre todo a la economía y a las familias", subrayó.