Barómetro del CIS

Baja ligeramente la preocupación de los españoles por el paro y la economía

Los españoles continúan citando el paro y la situación económica como sus principales problemas, pero baja ligeramente su preocupación por ambos asuntos, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecho público hoy, correspondiente al mes de junio.

Los datos de este estudio indican que el 73,8% de los consultados sitúa el paro como su principal problema, cuando en el barómetro de mayo esa cifra era del 77,3%, mientras que baja del 49% al 48,4% el número de ciudadanos que coloca en cabeza los problemas económicos.

Se trata de una encuesta efectuada del 4 al 13 de junio, unos días después de conocerse que el desempleo bajó en mayo en España por primera vez en quince meses.

Desde el barómetro del CIS de septiembre de 2008 el paro se mantiene de manera ininterrumpida como la principal inquietud de los ciudadanos y en mayo alcanzó su cota más alta desde septiembre del año 2000.

No obstante, en este último barómetro se detecta una cierta mejoría, de manera que también aumentan del 21,3% al 25,1% quienes creen que la situación económica será mejor dentro de un año, en tanto que disminuyen del 30,1% al 24,5% los que opinan que será peor.

En la recta final de la campaña electoral para los comicios europeos del 7 de junio, la clase política y los partidos políticos irrumpen entre las cinco principales preocupaciones de los españoles (es citado por el 12,9%), por encima de la vivienda y de la inseguridad ciudadana.

Precisa el estudio del instituto demoscópico que el desempleo intranquiliza más a los hombres (74,7%) que a las mujeres (72,9%), al igual que los problemas de índole económica, que inquietan al 48,4% de los españoles (al 50,1% de los varones y al 46,7% de las féminas).

La inmigración continúa como el tercer problema citado por los ciudadanos, con el 16,6%, seguido del terrorismo, que baja casi dos puntos respecto al anterior barómetro, hasta el 13,6%.

Pese a que crece un punto la alarma ante la inseguridad ciudadana, que preocupa al 12,6% de los encuestados, se ve superada por la clase política y los partidos políticos, que por primera vez desde hace años entra en la lista de los cinco mayores problemas.

A las mujeres les agitan más que a los hombres asuntos como las drogas, la educación la inseguridad ciudadana, la sanidad, las pensiones o la crisis de valores, mientras que los varones están más inquietos con el paro, el fraude y la corrupción, el terrorismo o la clase política.

Cuando son preguntados por los problemas que más les afectan personalmente, el 40,7% menciona las cuestiones de índole económica, en tanto que el desempleo es citado por el 35,6%, y un 10,9% apunta a la vivienda.

Respecto a la situación económica de España, un 67,9% la califica como "mala" o "muy mala" (tres puntos menos que hace un mes), y sólo un 3,9% cree que es "buena" o "muy buena", frente al 3,1% de mayo.

Un cuarta parte de los españoles (el 25,1%) pronostica que dentro de un año la coyuntura económica será mejor, mientras que el 40,3% sostiene que será igual y el 24,5% estima que será peor.

Preguntados por la situación política del país, la percepción de los españoles empeora ligeramente frente al mes anterior, ya que el 48,5% la define como "mala" o "muy mala", el 9% la ve como "buena" o "muy buena".

Mientras tanto, más de la mitad de los encuestados (el 56,6%) opina que dentro de un año la situación será igual, frente al 12,5% que augura que irá mejor y el 17% que vaticina que irá peor.