Sentencia

Yoigo indemnizará con 500 euros a una usuaria por dejarla sin su número de móvil

El operador de telecomunicaciones Yoigo ha sido condenado a indemnizar a una usuaria con 500 euros y un teléfono móvil nuevo por haberla dejado sin su número durante más de un año tras entregarle un aparato defectuoso y sin tarjeta SIM, ha informado hoy en un comunicado la FACUA.

Según esta organización de consumidores, el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alcobendas ha emitido un auto de ejecución de la sentencia en el que da a Yoigo veinte días para cumplirla o podrá procederse al "embargo de bienes suficientes" que cubran el importe del teléfono y las cantidades objeto de indemnización.

La FACUA-Consumidores en Acción ha explicado que, tras dictarse la sentencia y ante la falta de respuesta por parte de la compañía a los requerimientos de la usuaria para que la acatase, ésta presentó una demanda de ejecución ante el juzgado de Alcobendas, localidad donde la empresa tiene su sede social.

Como resultado, el auto emitido por dicho juzgado, fechado el 9 de julio, da a Yoigo veinte días para entregarle el dinero y el teléfono bajo apercibimiento de que si no lo verifica, se podrá proceder al "embargo de bienes suficientes para pagar la adquisición o solicitar el equivalente pecuniario con los daños y perjuicios que se le haya podido causar".

La usuaria recibió un paquete con un teléfono móvil Motorola V3xx 3G "con signos de haber sido manipulado, ya que la pila se encontraba fuera de su sitio y no se encontraba la tarjeta SIM", y, ante la falta de atención por parte de la compañía, decidió denunciar los hechos.

La sentencia indica que "no consta que por parte de la compañía de telefonía Yoigo se prestara una debida atención a su cliente, y ello a pesar de las reclamaciones formuladas, no habiendo previsto un sistema eficaz para subsanar las posibles deficiencias de los envíos realizados mediante correo ordinario, apreciando que ni siquiera intentó comprobar las alegaciones en relación con el defecto del envío". La sentencia fija en 500 euros "el importe de los daños y perjuicios sufridos" por la usuaria, teniendo en cuenta el tiempo durante el cual se vio privada de los servicios de telefonía contratados.

Además, la sentencia condena a Yoigo, una vez que restituyó a la usuaria su número de teléfono con la entrega de la tarjeta SIM durante el juicio, "a la entrega de un teléfono móvil nuevo y en perfecto estado, que deberá ser bien el modelo de Motorola que debió haber sido suministrado en su momento, o de haber quedado obsoleto, dado el tiempo transcurrido desde que debió haber sido entregado, otro de categoría similar o superior".