Precios

La subida de impuestos amortigua la caída del IPC

Los precios siguen en caída libre. En junio, el IPC registró tasas negativas por cuarto mes consecutivo y se situó en el -1% por el desplome del consumo y el menor precio del petróleo respecto al año anterior. Esa caída, sin embargo, habría sido mayor si no llega a ser por la subida de impuestos sobre el tabaco o los carburantes, que ha amortiguado gran parte de la bajada.

El 13 de junio, el Ejecutivo aprobó una subida de impuestos sobre los hidrocarburos y el tabaco. Los productores han tardado poco tiempo en repercutir ese mayor coste en los precios. De hecho, estos dos productos son los que han experimentado mayores subidas en tasa mensual, según los datos del INE.

El precio del tabaco se incrementó un 6,1% en junio, mientras que el del transporte lo hizo un 2,1%, lo que ha servido para amortiguar el desplome de la inflación, que registro tasas negativas por cuarto mes consecutivo en junio y se situó en el -1%. De hecho, si al IPC se le descuenta el efecto de la subida del tabaco, la caída de precios habría llegado al -1,2%.

Preguntado por esta cuestión, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, aseguró que el incremento de precios del tabaco y de los carburantes recogen "en parte" la subida tributaria, sugiriendo que las subidas de precios de las empresas han sido superiores al incremento de la fiscalidad.

Pese a que el IPC se ha situado en mínimos históricos, en gran parte por el desplome del consumo, Campa alejó las posibilidades de desinflación (bajada continuada y generalizada de precios). "Seguirán descendiendo todavía durante unos pocos meses más por la evolución de los precios del petróleo y regresarán a tasas positivas en otoño", apuntó.

El secretario de Estado también resaltó el impacto positivo de la caída de precios en la renta real de las familias, y destacó el comportamiento "estable" de la inflación subyacente, que excluye los elementos más volátiles como alimentos frescos o energía y que se mantiene en tasas positiva del 0,8% con respecto a junio de 2008, lo que supone una diferencia cercana a los dos puntos respecto al índice general.

Castilla-La Mancha lidera las bajadas

Los precios siguen tocando mínimos al mismo ritmo en el que se profundiza en la recesión. Mayo fue el primer mes en el que todas las comunidades autónomas registraron caídas en los precios de consumo y junio se ha destacado porque ya hay una comunidad en la que el descenso de precios ha superado el 2%. Se trata de Castilla La Mancha, muy dependiente de la vivienda y sus sectores auxiliares, que ha sufrido una brusca contracción del consumo.

En segundo lugar aparece Canarias, con un descenso del 1,7%, afectada por la crisis turística y su impacto en el empleo. Es la comunidad autónoma con la tasa de paro más elevada, con un 26,1% de la población activa en el primer trimestre.