Aerolíneas

Iberia mejora el ratio de ocupación, pero se hunde el de ingresos por pasajero

Iberia vislumbra algún brote verde con la recuperación de 4 puntos en la ocupación en sus vuelos de corto radio y de 0,5 puntos en tráfico intercontinental durante los últimos tres meses. Sin embargo, sigue inmersa en lo profundo de la crisis con descensos en sus ingresos hasta un 25% por la caída de los precios. Un 5% se debe al desplome del tráfico de negocios.

La compañía española de bandera Iberia vislumbra por primera vez en muchos meses algún leve signo de mejoría del tráfico, según dijeron fuentes de la dirección de la empresa. Durante los meses de abril, mayo y junio ha detectado una recuperación en rutas de medio radio y, en mucha menor medida, en los vuelos intercontinentales. La ocupación de sus aviones en vuelos domésticos y europeos mejoraron los índices en 4 puntos, mientras que los aparatos que realizan saltos intercontinentales, especialmente hacia Latinoamérica, subieron 0,5 puntos.

La recuperación de los niveles de ocupación no supone de ninguna manera que se haya alcanzado el mismo número de pasajeros transportados en el mismo periodo del año anterior, según explicaron las fuentes citadas. La ligera recuperación de los índices de ocupación se produce una vez que la oferta de asientos de la aerolínea ha sufrido recortes sucesivos durante los últimos doce meses que superan más de 6% de la capacidad.

A pesar de todo en la compañía aérea se analiza con una cierta expectativa este pequeño repunte ya que contrasta vivamente con la evolución del tráfico en el primer trimestre del año. Entre enero y marzo la empresa que preside Fernando Conte ya había ajustado de manera drástica su oferta. A pesar de ello la ocupación de sus aviones se mantuvo permanentemente a la baja.

La compañía calcula que en el primer semestre la caída media de su tráfico va a ser similar a la del resto del tráfico de las empresas de IATA, estimada en un 9%.

Los leves signos de esperanza que ofrece el comportamiento del tráfico no se ven acompañados por su correspondencia en los ingresos de Iberia. Las fuentes citadas señalaron que el ingreso medio por pasajero se mantiene en una curva de acusado descenso "en línea con la del primer trimestre". La caída de la facturación de la compañía va a situarse en un 25% en relación con los primeros seis meses de 2008. Las razones de este descenso hay que buscarlas en el ajuste del tráfico, en primer lugar, pero después en la bajada sistemática de precios. Iberia, como el resto de las aerolíneas, ha tenido que practicar tal política para atraer a su oferta los pocos pasajeros disponibles.

El aspecto de la reducción de ingresos que más preocupa a la compañía es el que se produce como consecuencia del mal comportamiento de la clase de negocios. Las fuentes de la dirección de la compañía citadas aseguran que del 25% del retroceso de los ingresos, un 5% se produce por la baja ocupación de los asientos de business.

En todas las rutas, nacionales, de medio y de largo radio los hombres de negocio se han retraído y cuando tienen que desplazarse no tienen reparo en comprar billetes en clase turista. En los tráficos con Latinoamérica a la actitud defensiva del empresariado y los profesionales en sus viajes de trabajo se ha sumado el hundimiento en los pasajeros con origen en los aeropuertos del Nuevo Continente. El tráfico llamado étnico cae, pero, en términos relativos, lo hace en menor medida el de las clases acomodadas de Latinoamérica que retrasan sus visitas a Europa temerosas ante la crisis, siempre según las fuentes citadas.

Uno de los mercados más afectados por la caída de pasaje es el de conexión entre España y México. A la crisis económica se ha unido el impacto de la gripe A. Iberia reconoce recortes en el número de pasajeros superiores el 50%. Asegura, no obstante, que buena parte del tráfico vacacional se ha desviado hacia destinos en Cuba y Santo Domingo.

Las fuentes citadas dijeron que la nueva Vueling tiene previsto trasladar a la T1 del aeropuerto de El Prat en Barcelona en la primera semana del mes de septiembre. Durante los meses de julio y agosto se mantendrá en las antiguas terminales.

Nueva ruta a la capital de Croacia

A pesar de la caída del tráfico, Iberia no renuncia a abrir nueva rutas, aunque lo hace tras un meticuloso análisis de las condiciones de rentabilidad de la operación. La compañía abrió el año pasado una línea eminentemente turística para conectar desde Madrid la histórica ciudad de Dubrovnik. El proyecto estaba muy aquilatado ya que era sólo para la temporada de verano con vuelos de ida y vuelta en fines de semana. El éxito de la iniciativa ha llevado a la compañía a realizar una operación similar con la capital de Croacia, Zagreb. Se trata de dos vuelos semanales de ida y vuelta en fin de semana. Se inició el pasado cuatro de julio y la operación se mantendrá hasta el 20 de septiembre. El 16 de junio reanudó también los vuelos a Dubrovnik.