Previsiones

El FMI es pesimista con España: el PIB se contraerá un 4% en 2009

El Fondo Monetario Internacional cree que la contracción económica mundial se está aminorando pero no echa las campanas al vuelo y avisa que la recuperación será débil. En el caso de España, el camino será más largo. Las previsiones pasan por una contracción del 4% en 2009, un punto porcentual más que lo que se previó en abril y en 2010, la economía aún se moverá en terreno negativo, un 0,8%, una décima peor que lo calculado hace tres meses.

El resto de las economías de la Zona Euro también merecen unas peores expectativas para los economistas del Fondo. En concreto, el PIB general se contraerá hasta quedar en un -4,8%. Es un 0,6% más de lo calculado anteriormente debido a que con la excepción de Francia, donde se mantienen estables las previsiones, todas las demás economías y no solo la española sufren una revisión a la baja. Eso si, en 2010, un año en el que se espera que haya más que brotes verdes y se palpe la recuperación en el segundo semestre, se espera que la situación no sea tan negativa y el revés al crecimiento sea de apenas un 0,3%.

Para EE UU y Japón, las otras grandes economías, el FMI espera una mejora de las circunstancias económicas y de hecho prevé que cierren 2009 con un retroceso del 2,6% y el 6% respectivamente. Con ser contracciones abultadas, especialmente en el caso de Japón, en ambos casos los cálculos del Fondo representan esta vez una mejora sobre los presentados en abril. En 2010 ambas economías registrarán crecimiento, un 0,8% frente al estancamiento anticipado en caso de EE UU y un 1,7% en el de Japón.

La mayor parte de la estabilización mundial proviene de la mejora de las economías emergentes, especialmente de China e India.

A la vista de estas y otras cifras, el FMI sentencia que se empieza a salir de esta crisis, la más grave desde la II Guerra Mundial, pero la estabilidad será muy desigual y el camino hasta el final del túnel será lento. El repunte sostenido no llegará, de hecho, hasta finales de 2010 y se anticipa un doloroso crecimiento del paro en las economías avanzadas. El organismo detecta que las condiciones financieras han mejorado más de lo esperado gracias a la intervención pública pero la misión de apuntalar este frente aún no está acabada. La prioridad de las autoridades es reestablecer la salud del mercado financiero.