Paro

Más de 2.000 trabajadores de British Airways rechazan los recortes previstos por la compañía

Más de 2.000 empleados de British Airways han rechazado los planes de reducción de costes que la aerolínea tiene previsto implementar, a los que definieron de "asalto" a sus sueldos y a sus condiciones de trabajo.

Según publica el diario británico 'The Telegraph', los sindicatos estarían preparando un plan alternativo que seguiría permitiendo a la compañía contabilizar unos ahorros de entre 100 millones de libras (116 millones de euros) y 130 millones de libras (151 millones de euros).

En este sentido, el sindicato The Unite ha señalado que sólo con aplicar una congelación salarial de dos años, medida que están estudiando los sindicalistas, la compañía ahorraría 50 millones de libras (58 millones de euros). Los sindicatos también están valorando una revisión del trabajo de los tripulantes de cabina y de los sobrecargos.

"Nuestros miembros han mandado un mensaje muy claro y es que no quieren hacer ninguna concesión adicional que suponga un asalto a sus condiciones de trabajo", ha recalcado un portavoz de The Unite.

La dirección de British Airways estableció el 30 de junio como fecha limite para alcanzar un acuerdo, en el marco del que deben establecerse aspectos como el despido de 3.500 trabajadores o la congelación salarial.

No obstante, ambas partes no consiguieron cerrar un acuerdo y la aerolínea optó por solicitar la mediación de la ACAS, la autoridad de arbitraje, con quien la dirección de la compañías y los trabajadores se reunirán el miércoles en un nuevo intento de desbloquear la situación.

El consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, ya alertó a los trabajadores que la aerolínea se está enfrentando a unas durísimas condiciones de mercado y pidió a los empleados que opten por bajas sin sueldo, medias jornadas o trabajen sin ser remunerados. El propio Walsh trabajará este mes de manera gratuita.

Con fecha del pasado 24 de junio, un total de 6.940 trabajadores de los 40.000 empleados de la aerolínea habían aceptado una de las opciones propuestas por la aerolínea, que, al igual que sus competidores, está sufriendo los efectos de la crisis económica.