Proyecto

Los creadores de Pocoyó preparan una nueva serie con su propia productora

Son "el padre y la madre" de Pocoyó, pero ya no están en Zinkia. Víctor López y David Cantolla, que abandonaron la compañía que está a punto de salir a Bolsa, preparan Jelly Jam, una serie de animación con el mismo espíritu de su predecesora a través de su nueva productora, Vodka Capital. TVE coproduce los 52 capítulos con 7,4 millones de presupuesto.

Los creadores de Pocoyó preparan una nueva serie con su propia productora
Los creadores de Pocoyó preparan una nueva serie con su propia productora

Posiblemente, sólo sus padres pueden saber que debajo del característico gorro azul de Pocoyó, el inquieto y divertido personaje luce un rubio mechón de pelo a lo Tintín. Lo contó en una conferencia sobre el nacimiento de la serie uno de sus padres, "su madre", según dijo, Víctor López. Pero ni López ni David Cantolla, "el padre" (y padre de la niña que rezaba aquel "Jesusito de mi vida eres niño pocoyó"), que dio nombre al personaje, están ya en Zinkia, la empresa que cofundaron y que mantiene los derechos del personaje y que debutaré en breve en Bolsa.

Hace alrededor de un año que López y Cantolla, entre otros fundadores de Zinkia, optaron por dejar la empresa en manos de José María Castillejo. Aunque ambos prefieren pasar por alto los motivos de su salida y le desean la mejor de las suertes tanto a la empresa y a su aventura en los parqués, lo cierto es que resulta difícil entender que los padres de un personaje, cuya gestación fue meditada en cada paso para lograr convertirlo en una marca global, salieran de Zinkia sin que algo causara el detonante.

López prefiere centrarse en la nueva empresa, Vodka Capital (un nombre que no tiene que ver con la bebida, que incluye las iniciales de Víctor y David "y que lleva una k, como todas las empresas por la que hemos pasado, Tecknoland, Zinkia...", explica Cantolla). Esta empresa es la productora, junto a otra de las compañías que han creado, Secuoyas, y Televisión Española de Jelly Jamm, una serie de animación que nace con el mismo espíritu que Pocoyó.

"Cinco amigos, Bello, Rita, Mina Goomo y Ongo, que viven en un remoto planeta llamado Jammbo donde todo es música", explica la sinopsis de la serie que cuenta con un presupuesto de 7,4 millones de euros. Los guiones se realizarán en Estados Unidos y Gran Bretaña, supervisados por expertos en educación, como ocurre con la producción que les dio la fama.

La serie está en preproducción en estos momentos y el estreno de los 52 episodios de 11 minutos y está previsto su lanzamiento en otoño de 2010. "Aunque está dirigida a un público un poco más mayor de Pocoyó, la filosofía es la misma, una serie de animación con valores universales para los niños y desarrollada con la misma fórmula, buscando la creación de una marca global que abra negocios paralelos", señala López. Vodka ya ha firmado con Bandai la licencia europea para juguetes vinculados a la serie, igual que hizo Pocoyó.

Aunque la historia del nacimiento de Jelly Jamm -"nombre que aún puede sufrir variaciones", advierte Cantolla- sea aparentemente calcada a la de Pocoyó, lo cierto es que la experiencia de los años vividos en Zinkia facilitan el camino. "Hemos evolucionado y hemos aprendido muchas cosas", explica López. Un ejemplo puede ser el acuerdo con TVE, canal que apoya desde el lanzamiento un producto cuando con Pocoyó la producción se hizo de la mano de la británica Granada y la serie no llegó a España hasta pasados unos años.

Sobre las relaciones entre Vodka y Zinkia, López apunta que es parte de la competencia. "Pero en este mundo la competencia es feroz, es Disney, por ejemplo...", explica. "En muchos casos las productoras se tienen que aliar para poder sacar adelante proyectos ambiciosos", añade López, que no descarta trabajar en un futuro con la empresa que ellos dejaron atrás.

Vodka Capital y el conglomerado de compañías creado ahora por López, Cantolla y otros de los que fundaron Zinkia se puso en marcha en julio del año pasado. Aún no ha cumplido un ejercicio completo. "En este negocio, además, la inversión fuerte es la producción y los retornos no se empiezan a ver hasta que la serie, por ejemplo, se vende a otros mercados o cuando empiezan a llegar los ingresos de las licencias, como la de los juguetes", asegura López.

"Repetir el éxito es difícil, pero Pixar lo consigue"

"Como dice la CNMV, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras". Víctor López quiere ser prudente sobre el éxito de los proyectos que llevan entre manos desde su salida de Zinkia. "Sabemos que es muy difícil repetir el éxito de Pocoyó, pero Pixar hizo Toy story, y después ha seguido creciendo y mejorando; espero que nosotros también podamos mantener ese nivel de calidad con nuestras nuevas producciones", explica.

Al margen de la serie, el nuevo conglomerado creado por López, Cantolla y el hermano de éste último, Colman López (se han cambiado el orden de los apellidos), entre otros, tiene cuatro proyectos en marcha, desde la web de Clan, el canal de TVE para niños, a un proyecto "con un deportista muy importante" que mantienen en secreto.