Bolsa de Nueva York

La evolución de la inversión devuelve el ánimo comprador a Wall Street

Wall Street inicia con ganancias este tercer trimestre, arrastrado por los buenos resultados de los sectores manufacturero e inmobiliario. El mal dato de empleo privado quedó en un segundo plano, y no impidió que al cierre el Dow Jones se apuntase un avance del 0,65%.

Ánimos renovados en Wall Street. La avalancha de datos macro conocidos hoy ha dejado con buen sabor de boca a los operarios neoyorquinos. La subida en las ventas de viviendas y el aumento del ISM manufacturero ha sido suficiente para asentar el verde el parqué. Al cierre, el Dow Jones se apuntó una subida del 0,65%, en tanto que el tecnológico Násdaq y el selectivo S&P500 avanzaron un 0,58% y 0,44%, respectivamente.

Wall Street recupera así la sonrisa tras el cierre bajista de ayer. Y es que, pese a que las referencias macroeconómicas han sido mixtas, los inversores han querido continuar el rally alcista del trimestre anterior, que se saldó con una subida del selectivo S&P500 del 15,22%, la mejor desde 2003.

Entre las noticias conocidas hoy destaca el dato de la actividad del sector manufacturero de EE UU, que en junio experimentó un ligero repunte de dos puntos porcentuales, hasta situarse en el 44,8%. Esta cifra puede considerarse como positiva, ya que supone una reducción de la contracción por sexto mes consecutivo.

DOW JONES 29.134,99 -0,43%

Además se ha conocido que la venta de viviendas pendientes remontó un 0,1%, cumpliendo las previsiones del mercado que esperaban una lectura plana.

La nota negativa de la jornada la trajo el dato de empleo en el sector privado. Según el informe ADP, el pasado mes el sector privado destruyó 473.000 puestos de trabajo. No obstante, la cifra está ligeramente por debajo de las expectativas y por debajo también de la media en los últimos tres meses, que había sido de 492.000 empleos.

Retrocesos de las financieras

Con estos datos sobre la mesa, el ánimo comprador se mantuvo vivo durante toda la sesión, y muy pocas fueron las compañías que al cierre registraron retrocesos significativos.

De hecho, sólo puede de hablarse de un mal día para el sector financiero, ya que Bank of America (-1,14%), American Express (-1,03%) y JP Morgan (-1%) se situaron a la cola de los 30 valores que cotizan en el Dow Jones. Junto a estas, y sin salir del lado de las pérdidas, cotizó la farmacética Pfizer (-0,67%), que fue noticia tras anunciar que pagará los medicamentos de la firma a quienes hayan perdido su empleo este año y no tengan seguro médico.

En la cara opuesta, los valores que lideraron los avances en el Dow Jones fueron la empresa agroalimentaria Kraft, que ganó el 5,01%, e Intel, el mayor fabricante del mundo de semiconductores, que avanzó un 2,96%.

Con subidas importantes también se situaron Coca-Cola (2,48%), Procter & Gamble (1,76%), Mc Donalds (1,27%) y Microsoft (1,14%)

El precio del crudo de Texas bajó un 0,82% en la Bolsa de Nueva York y acabó a 69,31 dólares por barril, pese a que sus reservas se redujeron en Estados Unidos por cuarta semana consecutiva.