Consejo de Ministros

La nueva Ley de Extranjería endurece el castigo a quienes apoyen la inmigración ilegal

El Gobierno envió hoy al Parlamento solicitando su tramitación de urgencia el proyecto de reforma de la Ley de Extranjería, que entre otras medidas endurece los requisitos para la reagrupación familiar y eleva el período de internamiento en los procesos de repatriación.

"Nuestro objetivo en esta materia ha sido siempre muy claro: inmigración legal, ordenada, integrada, con derechos y obligaciones de ciudadanía, y para conseguirlo en esta ley hemos apostado por el consenso, el rigor y la eficacia", dijo la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

De la Vega describió el texto como equilibrado y garantista, y afirmó que el Gobierno quería pasar de una Ley de Extranjería a una Ley de Inmigración.

El Consejo aprobó el texto tras su paso por organismos como el Consejo de Estado, el Foro de la Inmigración y el Consejo General del Poder Judicial.

Ampliación del periodo de internamiento

Entre las novedades de la reforma figuran la ampliación a 60 días del período de internamiento en situación irregular, frente a los 40 de la actualidad.

En lo que respecta a la reagrupación familiar, los ascendientes de los inmigrantes deberán ser mayores de 65 años, aunque la nueva formulación del texto prevé la entrada de las parejas de hecho.