Consejo de Ministros

El Gobierno informará al Congreso cada tres meses sobre el fondo de ayuda a la banca

El Gobierno informará trimestralmente al Congreso de la actividad del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria y, si se produce la intervención de una entidad, acudirá a la Cámara Baja en un plazo máximo de treinta días desde que se produzca esta operación. El Consejo de Ministros dio hoy 'luz verde' al FROB, que busca "mantener la confianza en el sistema financiero e incrementar su fortaleza".

José Manuel Campa
José Manuel Campa

Así lo anunció la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que aprobó el FROB, en la que señaló que será el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, el que acuda periódicamente a informar a la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso.

Si se produce una intervención, además del secretario de Estado de Economía deberá acudir al Congreso el subgobernador del Banco de España como responsable de la Comisión Rectora del FROB.

Según Salgado, todo el proceso de reestructuración bancaria estará controlado, primero por el Banco de España, después por los informes que tiene que elaborar el Ministerio de Economía y también por las citadas comparecencias parlamentarias.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, destacó que, a pesar de que el sistema financiero español tiene una "probada solvencia", algunas entidades podrían "tener dificultades en los próximos meses".

"Mantener la confianza en el sistema financiero

De la Vega indicó que con este fondo el Gobierno pretende facilitar la reestructuración bancaria, "manteniendo la confianza en el sistema financiero e incrementando su fortaleza". "Vamos a seguir generando confianza y dando apoyo", manifestó.

Según la vicepresidenta, el fondo persigue un doble objetivo: garantizar la reestructuración de las entidades de crédito, entre las que incluyó bancos, cajas, cooperativas y establecimientos de crédito, y reforzar los recursos propios en procesos de integración para que ninguna entidad tenga problemas.

Financiación mixta

El FROB, que tendrá una dotación inicial de 9.000 millones, se financiará con 6.750 millones de euros procedentes de recursos públicos y 2.250 millones de las entidades financieras a través de las aportaciones de los Fondos de Garantía de Depósitos.

Esto supondrá que el Estado aportará el 75%, mientras que las entidades pondrán el 25% restante. La aportación pública procederá de recursos no utilizados del Fondo para la Adquisición de Activos Financieros, según explicó la vicepresidenta segunda del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Adicionalmente, el FROB podrá captar financiación con aval del Estado en los mercados de valores emitiendo títulos de renta fija, recibir préstamos, solicitar la apertura de créditos y hacer otras operaciones.

Esta captación de capital adicional no podrá superar este año tres veces la dotación inicial, es decir, no podrá sobrepasar en este ejercicio los 27.000 millones de euros además de los 9.000 iniciales. Aunque el decreto ley prevé que el fondo tenga una dotación máxima de endeudamiento de 90.000 millones de euros adicionales a los 9.000 millones iniciales, la ministra de Economía manifestó que no preveía que fuera necesario agotar toda la capacidad de apalancamiento de este instrumento.

La propuesta de reordenación del sistema contempla la posibilidad de que el Banco de España obligue a emprender procesos de integración a las entidades que reciban dinero público del FROB.

No obstante, antes de llegar a esta última fase, la entidad en problemas deberá buscar una solución privada que podría ser una fusión o el apoyo de los Fondos de Garantía de Depósitos (FGD) de bancos, cajas y cooperativas, creados con recursos privados, pero que podrán recibir inyecciones de dinero público.