Negocio

La incubadora de internet española DaD replica su modelo en China

La incubadora española de empresas en internet DaD ha constituido una filial en China, bautizada como DaD Asia, que tiene su sede en Shanghai. La intención es replicar su modelo de negocio en el gigante asiático. De momento ha hecho sus primeras inversiones y el objetivo es entrar en 20 empresas en cinco años.

Digital Assets Deployment (DaD) ya ha empezado a posicionarse en Asia, un paso más en su expansión internacional. Rodolfo Carpintier, presidente de DaD, explica a CincoDías que en esta aventura, su compañía tiene el 30% del capital, otro 30% está en manos de un socio que actualmente es consejero de DaD en España, un 20% es del equipo gestor chino y el 20% restante está controlado por inversores locales. "El tener socios locales nos da un mejor conocimiento del mercado y nos facilita el acceso a fuentes de financiación", dice.

Carpintier señala que la filial china se constituyó en marzo y se aportaron 1,3 millones de dólares (932.000 euros). Con esta apuesta, DaD ya ha realizado sus primeras inversiones en China. La primera ha sido ZipClic, un spin-off de la española Berggi, firma del inversor Jorge Mata, de la que la incubadora es accionista. Carpintier explica que DaD ha invertido en una red social de viajes china y estudia entrar en una empresa relacionada con el turismo. "La idea es empezar con cuatro empresas para intentar llegar a 20 en cinco años", dice el ejecutivo, que cree que con esta vía también podrán ayudar a exportar a China los proyectos por los que han apostado en España.

El aterrizaje en China llega tres años después de la fundación de DaD. Actualmente, cuenta con 37 inversores institucionales, entre los que figura Caja de Navarra. "Cuando arrancamos, dije a los socios que no invirtieran más del 3% de su patrimonio", comenta Carpintier, que añade que 20 de ellos son especialistas en internet y la alta tecnología, "con lo que nos ahorramos los costes de asesoramiento para estudiar las inversiones".

La idea de DaD es empezar con cuatro empresas en China para intentar llegar a 20 en cinco años

Hasta ahora, la empresa, de capital semilla, ha tomado participaciones en 20 empresas, que han facilitado la creación de 1.000 empleos. Entre estas firmas figuran Tuenti, BuyVIP, Baquía, Berggi, ZipClip China, Xplane, Digidis, Yunu o Menudapuja. El valor del conjunto de las participaciones de DaD ronda los 20 millones de euros. Hasta finales de 2008, la compañía había cerrado diversas ampliaciones de capital hasta sumar una cifra cercana a 3,4 millones. Actualmente está envuelta en otra operación, con la que espera a llegar a 4,8 millones, y la previsión es que se cierre en octubre.

Carpintier indica que DaD invierte entre 50.000 y 200.000 euros por empresa a cambio de una participación de entre 10% y un 25% del accionariado. Pero hasta llegar a ese punto, según el ejecutivo, el trabajo es largo. "Recibimos al año entre 600 y 700 propuestas, y la mitad cae de antemano puesto que descartamos siempre entrar en empresas de negocios en los que ya tenemos presencia o que están en segmentos en los que hay más competidores", dice Carpintier. "A los que quedan les pedimos que en una página expliquen su negocio. Nuestro equipo hace un filtro y queda la mitad", señala. El ejecutivo dice que, de ese grupo, se estudian unas 170 y al final hablamos con el 50%. En torno a 25 pasan al comité de inversión, de las que salen cinco o seis, si bien, el ratio anual de inversiones es de cuatro empresas.

Carpintier reconoce que cerca del 10% de los proyectos no salen adelante por diversos motivos (serían 1 o 2 en relación a sus 20 inversiones). Aunque, indica que en la fase actual del proceso en que se encuentran todos los proyectos de DaD, todavía es difícil saber cuáles irán mal. "Somos la avanzadilla del capital riesgo. Invertimos sólo en lo que conocemos, y cuando el emprendedor se marcha nos vamos con él", afirma.

Los emprendedores de internet se hacen mayores

Carpintier, considerado como uno de los grandes inversores españoles del mundo de internet, explica que el perfil de los emprendedores ha cambiado. "En la época de la burbuja era gente de 20 o 21 años, ahora rondan los 35 años", dice el directivo, que habla de los "emprendedores tardíos". En este apartado, Carpintier cita los casos de directivos de compañías que se han ido al paro por culpa de la crisis, pero que, gracias a su experiencia de gestión y a los recursos obtenidos por su despido, son capaces de iniciar proyectos.

El ejecutivo defiende la flexibilidad que da internet a los negocios. "Si abres una zapatería en la calle Serrano y te va mal, te ves obligado a cerrar, pero una empresa en la red puede ir modulando su oferta en función de los gustos de los usuarios", dice. En este sentido, señala que el modelo de negocio muchas veces se va descubriendo o adaptando en la medida de las reacciones de los usuarios.

La cifra

20 millones de euros es el valor actual del conjunto de participaciones empresariales de DaD.