Motor

La Asociación de Concesionarios de Citroën abandona Faconauto

La Asociación de Concesionarios de Citroën ha decidido dejar de ser miembro de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), según confirmó hoy el director general de Citroën España, Alfredo Vila.

Vila aseguró que la decisión de su red comercial en España "tiene un efecto neutro" para la marca, ya que el pertenecer o no a Faconauto no repercute en la interlocución que realiza su Asociación de concesionarios entre la empresa y los puntos de venta.

"El que la asociación esté en Faconauto tiene un efecto neutro para nosotros", añadió, al tiempo que resaltó que tendría "sus motivos" para escindirse de la patronal de los concesionarios y señaló que tampoco tiene demasiada importancia esta acción, puesto que esa labor se puede hacer en parte a través de Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios).

El director general de Citroën en España explicó que para que su Asociación de concesionarios haya tomado esta decisión debe haber habido desacuerdos o que su participación en Faconauto no le reportara ningún valor añadido.

900.000 coches en 2009

Por otra parte, el máximo responsable de la firma en España señaló que su previsión para el mercado español para el presente ejercicio se sitúa en 900.000 unidades, lo que supone un incremento de 100.000 unidades gracias a la llegada del Plan 2000E.

Vila explicó que su estimación de matriculaciones en el mercado español se ha visto incrementada al ponerse en marcha el plan de incentivo al achatarramiento de vehículos y que anteriormente se situaba en 800.000 turismos.

Para 2010, la previsión de la compañía es que el mercado mantenga el mismo volumen de ventas, ante la incertidumbre en las normativas y en los planes del Gobierno, como la continuidad del Plan VIVE o del Plan 2000E.

Para finalizar, Vila resaltó que en la actualidad el principal objetivo de su marca en el mercado español es mantener la cuota de penetración, sin buscar ser líderes de ventas. "No es una obsesión ser líderes de ventas, puesto que entre los seis primeros hay poca diferencia", añadió.