Infraestructuras

Los trenes de cercanías llegan al corazón de Madrid

El primer tren de Cercanías con viajeros parará en Puerta del Sol el domingo a las 5.18 horas, exactamente tres minutos después de haber salido de la estación de Atocha a las 5.15 horas y después de que inaugure la nueva estación el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el sábado anterior.

Escaleras de acceso a La estación de Sol.
Escaleras de acceso a La estación de Sol.

Luis de Santiago, director general de Infraestructuras Ferroviarias del Ministerio de Fomento, explicó que la estación de sol será un nuevo punto de intercambio entre la red de Cercanías y la de Metro permitiendo una fácil conexión entre las líneas C-3 y C-4 con tres líneas de Metro: la 1, la 3 y la 2, que hasta ahora no disponían de conexión con Cercanías.

Los trabajos del Ministerio de Fomento estarán totalmente terminados el sábado a medianoche, momento en que se entrega la nueva estación, que entra en funcionamiento con la apertura del servicio al día siguiente, agregó De Santiago.

Así, desde Aranjuez se llegará a sol en 47 minutos; desde Parla, en 27 minutos; desde Alcobendas, en 28 minutos; y desde Colmenar Viejo, en 37 minutos. La Puerta del Sol quedará a tres minutos de Atocha y a siete de Chamartín, desde donde se puede tomar cualquier tren de alta velocidad. Además, en 2010 está prevista la conexión con la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, anunció Luis de Santiago.

La nueva infraestructura, que ha costado 570 millones de euros -155 millones de ellos, netamente destinados a obras de la propia estación- está situada en el nuevo túnel que une Atocha con Chamartín, pasando por Sol, Nuevos Ministerios y, más adelante, Alonso Martínez.

Según las previsiones del Ministerio de Fomento, en 2010 más de 70.000 viajeros diarios utilizarán la nueva estación de Cercanías, cuya construcción ha supuesto "un desafío" a la ingeniería española y mundial, según De Santiago.

La caverna de andenes más grande del mundo

La estación está formada por dos partes principales: la caverna de andenes y el vestíbulo de acceso a la estación y de conexión con el Metro. La caverna de andenes está situada debajo de la manzana Este de la calle Montera y llega "casi hasta Red de San Luis, justo donde se ensancha la calle de la Montera", de modo que permitirá, en el futuro, un acceso desde la estación de Metro de Gran Vía y, con ella, a la línea 5 de Metro.

Se construyó utilizando el "método alemán" a partir de dos pozos de acceso situados en las calles Montera y Aduana y hoy en día es la caverna de andenes más grande del mundo excavada en el suelo. Mide 207 metros de longitud, 20 metros de ancho y 15 de alto.

Tiene dos alturas, la zona inferior de andenes y la superior -denominada mezanina- que facilitará la circulación de viajeros a lo largo de toda la nave para el acceso a los andenes y al vestíbulo de la estación. El nuevo vestíbulo complementa el ya existente de Metro y conecta con él en tres niveles; reordena las entradas desde la superficie y crea un nuevo acceso central en la embocadura de las calles de Alcalá y Carrera de San Jerónimo para cuya protección se ha construido un singular templete de paneles transparentes.

En el interior, alberga una nueva comisaría de policía y un museo que muestra los restos de la Iglesia del Buen Suceso, cuyo hallazgo en 2006 tuvo paralizadas las obras largos meses, hasta enero de 2007. La estación cuenta con un reloj que reproduce en su esfera la del famoso reloj de la Puerta del Sol que, tradicionalmente, recibe el Año Nuevo.

Para la construcción del vestíbulo ha sido preciso desviar 226 servicios pertenecientes a 30 entidades, lo cual ha supuesto la reposición de conducciones y galería de servicio visitable de una longitud de 2,2 kilómetros.