Bolsa de Nueva York

Las ganancias se esfuman de Wall Street por las previsiones del Banco Mundial

Corrección en la Bolsa de Nueva York. Los pronósticos del Banco Mundial, que auguran una contracción de la economía del 2,9% en 2009, pesaron en el ánimo de unos inversores que no dudaron en entregarse a las ventas. Al cierre, Wall Street retrocedió un 2,35%.

La ausencia de cifras macroeconómicas dejó la previsión del Banco Mundial (BM) como único protagonista de la jornada. El ligero optimismo mostrado por algunas instituciones como el FMI, quedó hoy en el olvido tras conocerse que, a juicio de BM, la economía del planeta se retraerá este año un 2,9%. Los inversores optaron entonces por las ventas, y al cierre, el Dow cedió un 2,35%, en tanto que el tecnológico Násdaq y el selectivo S&P500 retrocedieron un 3,35% y 3,06%, respectivamente.

A la espera de conocer esta semana las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal y la estimación final del PIB del primer trimestre, los inversores acogieron con pesimismo las previsiones del Banco Mundial. El informe presentado por esta entidad ha arrojado datos sobre la actividad económica en EE UU, que se espera que experimente una contracción del 3%, desde el 2,4% esperado inicialmente.

Los principales indicadores bursátiles mostraron sólidos retrocesos y el petróleo cayó con fuerza mientras subieron los bonos del Tesoro, la inversión segura por antonomasia. Al cierre, el barril de West Texas retrocedió un 3,76%, hasta los 66,93 dólares.

DOW JONES 27.934,02 -0,36%

Esa tendencia bajista produjo que sólo tres valores de los 30 que cotizan en el Dow Jones acabaran la sesión en verde: Verizon (+1,21%), Wal-Mart (+0,87%) y AT&T (+0,46%).

En el lado de las pérdidas, las acciones de Bank of America lideraron los descensos de este índice, al ceder un 9,68%. Junto a esta entidad financiera, también con fuertes pérdidas cerraron los títulos del fabricante Alcoa (-8,91%), JP Morgan (-6,09%), American Express (-5,72%) y General Electric (-4,79%).

Apple cotizó a la baja

Los valores de Apple perdieron un 1,51%, arrastrados por la incertidumbre acerca del estado de salud del consejero delegado de esa firma tecnológica, Steve Jobs, y pese a haber vendido más de un millón de copias de su nuevo modelo de teléfono iPhone 3GS en los tres primeros días que estaba en el mercado.