Crisis del motor

Los fabricantes de coches españoles invirtieron un 25% más en 2008 pese a la caída de las ventas

Los fabricantes de automóviles instalados en España invirtieron 1.600 millones de euros en 2008, lo que supuso un 25% más que en el año anterior, en el que desembolsaron 1.200 millones de euros, a pesar de la caída de las ventas y la producción.

Así lo anunció hoy la directora económica de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Aránzazu Mur, quien confirmó que, durante los primeros quince días de junio, las ventas de vehículos en España limitaron su descenso al 10,5%, respecto al mismo periodo del año anterior.

Mur explicó que "la caída de las ventas se está moderando de forma generalizada este mes y el mercado está creciendo en algunas comunidades autónomas", durante su intervención en un curso sobre perspectivas económicas, celebrado hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La responsable económica de Anfac estima que las matriculaciones de turismos caerán hasta un 30% este año, respecto a 2008, si bien el descenso podría quedarse en el 23% gracias a los ayudas del Plan 2000E. "Nos parece difícil que se agoten las ayudas y se llegue a los 200.000 vehículos vendidos previstos por el Gobierno", apuntó.

En este sentido, Mur especificó que las previsiones pasan por un total de 800.000 vehículos matriculados en 2009, sin contar con los efectos del Plan VIVE y el Plan 2000E, que podrían sumar hasta 100.000 matriculaciones más.

La industria automovilística española se encuentra actualmente a "niveles parecidos a 1997" y se espera finalizar 2009 con una bajada del 17,8% de la producción de vehículos, pasando de los tres millones de coches construidos en 2007 hasta los 2,09 millones previstos para este año, explicó Mur.

"La baja rentabilidad del sector automovilístico es un hecho y lo pone en evidencia", afirmó Mur, quien explicó que los fabricantes se han visto obligados a "ajustar precios".

Reforma laboral "profunda"

Mur pidió al Gobierno una reforma laboral "profunda" para dotar el sector de "mayor flexibilidad" y reclamó la creación de un "contrato de relevo", unas medidas que calificó de "políticamente muy incómodas" pero que no por ello "tenemos que dejar de poner de manifiesto".

En este sentido, la directora económica de Anfac recordó que la crisis del sector automovilístico ha provocado que cerca de 34.000 trabajadores se vean sometidos a Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) en 14 de las 18 factorías españolas y recordó la gran dependencia que tienen de éstas los proveedores, los concesionarios y los clientes.