Jornadas

Popular aumentará su tamaño cubriendo "huecos dejados por entidades más débiles"

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, insistió hoy en que la entidad saldrá reforzada de la crisis y continuará ocupando espacios que otras instituciones "más débiles deberán dejar libre".

Al igual que el Popular, los bancos que cuenten con capital y un claro modelo de negocio basado en los clientes, explicó Ron, aumentarán su tamaño y "no necesariamente integrando otras entidades", sino cubriendo los huecos que otros vayan dejando.

Durante su intervención en un curso sobre la crisis económica organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y el BBVA, Ron aseguró que de hecho la entidad que preside ya está ganando cuota de mercado y ahora quiere dar prioridad al aprovisionamiento para prepararse para 2010, un ejercicio con menores márgenes y al que quieren llegar "fuertes".

El presidente del tercer banco español reconoció, además, que es "evidente" la necesidad de reducir la capacidad instalada del sistema financiero español, porque, en su opinión, sólo subsistirán aquellos que sean "suficientemente eficientes", es decir, que generen altos ingresos recurrentes y ajusten permanentemente los costes.

En este sentido, señaló que el banco que preside se mantiene como el más eficiente de Europa y seguirá siendo una entidad "de clientes, capitalizada, cercana y de calidad".

En cuanto al recorte de la agencia de medición de riesgos Moody's de la calificación crediticia de la deuda y la fortaleza financiera de la entidad, Ron destacó que pese a ello, el Popular se mantiene con un "rating" alto, al tiempo que mostró sus "discrepancias" por cómo se valoró su cartera crediticia.

Actualmente, las pequeñas y medianas empresas aglutinan el 45% de la cartera crediticia de la entidad, pero "en nuestra experiencia histórica (el préstamo a pymes) no es malo", porque da más rentabilidad y "aunque puede aportarnos un poco más de morosidad, claramente supone un mayor beneficio" para la entidad, señaló Ron.

Asimismo, esa morosidad un poco más alta en el segmento de pymes es "manejable" para el banco pues, según explicó Ron, cuenta con colchones de provisiones para ello y capacidad de generar beneficios en el futuro.

En declaraciones a los periodistas, elogió el aporte de crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO) -"lo está haciendo bien"-, pero añadió que junto al organismo hay bancos que, como el Popular, están siendo "muy activos" en la financiación a clientes.

Aunque admitió que es inevitable que se produzca un proceso de concentración en el sector financiero, insistió en que el Popular quiere quedarse como está y seguir con sus propios medios. "Los tenemos por larga que sea la crisis", aseguró.

Ron descartó que la entidad vaya a necesitar acudir al Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), al asegurar que no contempla recurrir a estas ayudas públicas "ni siquiera en una situación extrema".

"El banco cuenta con el nivel de capital tangible más alto de Europa, por lo que no prevemos acudir al FROB ni siquiera en una situación extrema", explicó. Ron se reservó su opinión sobre el FROB "hasta ver la regulación", pero advirtió de que la intervención pública "debe preservar la competencia y procurar que no se vean afectadas las entidades que no requieran ayudas".

"Este es el nudo gordiando del fondo. El Gobierno tendrá que afinar mucho en términos de regulación para no dañar a la competencia", afirmó.

Lo peor ha pasado

Por su parte, el vicepresidente del Banco Santander Matías Rodríguez Inciarte cree que lo peor de la crisis económica "ha podido pasar ya", a la vista de varios indicadores financieros que muestran una mejora de la confianza y una menor aversión al riesgo.

Rodríguez Inciarte ha asegurado, por otra parte, que el Santander "en modo alguno" está restringiendo el crédito y ha añadido que las limitaciones son sólo las que marca "la sana gestión bancaria".

En su opinión, lo que ocurre es que hay una menor demanda de préstamos, pero el grupo del que es vicepresidente no se niega a darlos porque tiene una posición de liquidez "extraordinariamente amplia" y no cuenta con "ningún problema de capital".

"Sería absurdo querer prestar menos", más bien "lo contrario, estaríamos encantados de poder prestar más", ha señalado Rodríguez Inciarte, quien no obstante ha insistido en que hay que "hacer bien los deberes" porque una parte de esta crisis se debe a concesiones de crédito "poco prudentes". EFE